El medio «The Politico», uno de los más influyentes en la política de EEUU, explica en un artículo que el presidente ha presionado para tener un estado de alarma de seis meses de duración con el que combatir la pandemia, pero quiere que sean las comunidades autónomas las que toman las «decisiones difíciles».

Destaca que los contagios están disparados en España y las medidas y restricciones tomadas hasta ahora están teniendo un «impacto mínimo». La tensión política también se está incrementando, señala el rotativo, que se hace eco de la indignación pública por la celebración de la entrega de premios de El Español.

Explica el medio que todo esto está contribuyendo a que en España se consolide la sensación de desafección y desconfianza hacia los políticos.

El texto asume se avecina un «invierno muy difícil» y que Pedro Sánchez estaría «intentando aislarse de la tensión política». Enfatiza que el nuevo estado de alarma aprobado da cobertura legal a las autonomías hasta mayo para adoptar restricciones, porque el presidente quiere, en esta segunda ola, que el enfoque de su gobierno sea «menos intervencionista»

Afirma el medio que Sánchez pretende, en lugar de concentrar los poderes en sanidad, coordinarlos con las CCAA y que sean estas las que tomen las decisiones sobre confinamientos estrictos. Sánchez está intentando distanciarse de la gestión de la crisis delegando en el ministro Salvador Illa las comparecencias en el Congreso sobre el estado de alarma, señala, aunque advierte de que esto ha provocado polémica y el enfado de la oposición.