La primera ministra británica, Theresa May, está pasando las vacaciones de Semana Santa en Gales, haciendo caminatas con su marido, según confirmó este lunes un portavoz de Downing Street, su despacho y residencia oficial.

La líder conservadora inició este parón el pasado sábado junto con su esposo, Philip, sin que hayan transcendido más detalles del viaje.

Los medios locales recuerdan hoy que fue en 2017, durante otra escapada para caminar en Snowdonia (Gales), cuando la jefa del Ejecutivo decidió convocar elecciones generales anticipadas, lo que le costó la pérdida de la mayoría parlamentaria al Partido Conservador.

May y su esposo se marcharon a Gales después de que la pasada semana los 27 ampliaran la fecha del «brexit» al 31 de octubre, una prórroga que evitó una salida abrupta el pasado día 12, y a medio camino entre la extensión corta preferida por Francia y la más larga por la que optaba Alemania.

El nuevo calendario incluye, además, una evaluación intermedia del proceso en su cumbre ordinaria de junio.

La nueva ampliación ha reportado a la «premier» críticas por parte del opositor partido laborista, después de que su líder, Jeremy Corbyn, considerara ese nuevo aplazamiento «un fracaso diplomático».

La primera ministra insiste en que su «prioridad» sigue siendo «cumplir con el «brexit», saliendo de la Unión Europea (UE) «con un acuerdo lo antes posible».

La extensión acordada en Bruselas es flexible, por lo que el Reino Unido podría abandonar el bloque el primer día del mes posterior a que la Cámara de los Comunes ratificase el acuerdo de salida, tumbado desde el pasado enero en tres ocasiones por el Parlamento británico.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario