Si un consumidor necesita dar de alta la luz en su vivienda necesitará una serie de documentos para hacer efectivo el trámite. Esta documentación incluye: nombre, apellidos y DNI del titular del contrato, el CUPS, potencia eléctrica, certificado de instalación eléctrica, dirección exacta de la vivienda o local y los datos bancarios.

¿Y qué es el CUPS de electricidad? Pues es el Código Universal de Punto de Suministro que consta de unos dígitos alfanuméricos y que identifica cada vivienda o negocio.

El CUPS además de ser necesario para dar de alta la electricidad o el gas natural lo es también para cambiarse de compañía o modificar la potencia del inmueble.

El código CUPS se puede encontrar en las facturas junto con otros datos como el titular del contrato o la potencia contratada.

La liberalización del mercado energético en España dio lugar a dos tipos de empresas de luz y gas: comercializadoras y distribuidoras. La distribuidora se encarga de hacer llegar la energía a cada punto de suministro, del mantenimiento y gestión de la red y de solucionar las posibles averías que surjan en la misma, mientras la comercializadora compra la energía a la distribuidora para suministrarla a sus clientes y factura la energía consumida.

Aunque el cliente puede elegir comercializadora no puede hacerlo con la distribuidora ya que cada una tiene asignada una zona geográfica concreta.

Dentro de las comercializadoras existen las comercializadoras de referencia con tarifas cuyo precio está regulado por el Gobierno y las comercializadoras de libre mercado que pueden ofrecer diferentes tarifas a cada cliente y atractivas ofertas y descuentos.

Las gestiones que el usuario puede realizar en comercializadoras y distribuidoras son diferentes. En la comercializadora podrá realizar trámites realizar trámites relacionados con cambios de potencia o de tarifa o modificación del titular y datos bancarios, mientras que en las distribuidora los trámites tienen que ver con solicitudes de alta o gestión de averías.

Las distribuidoras además deben poner a disposición de las empresas comercializadoras las bases de datos SIPS (Sistema de Información de Puntos de Suministro) para que conozcan todos los puntos de suministro conectados a su red y saber qué productos pueden ofrecer al consumidor, poder sugerirle un cambio de tarifa o potencia o realizar estudios avanzados que permitan al cliente reducir costes.

En España aunque en total existen más de 300 distribuidoras de luz, cinco son las que tienen una red más amplia: Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, E-Redes y Viesgo.

Según el listado de comercializadoras de luz de la CNMC, en España existen más de 500 empresas que comercializan electricidad.

Si usted tiene una empresa que quiera convertirse en comercializadora eléctrica y no sabe ni por dónde empezar, lo ideal es que contrate los servicios de una empresa que con una simple cuota mensual pueda ofrecerle asesoramiento, mantenimiento, servicio técnico, resolución de incidencias y formación.

Además incluso hay empresas que trabajan en entornos WEB y APPS y que no requieren instalaciones en los ordenadores, ni servidores, tan solo una conexión a su Cloud y los accesos web correspondientes a su ficha de cliente. Piense que además de ahorrarse una importante cantidad de dinero puede que esta sea la clave de su éxito.

El gasto promedio de cada familia en facturas de electricidad en España se sitúa en torno a 1.200 euros anuales y todos los clientes buscan la forma de obtener el máximo ahorro pero es imposible analizar los cientos de ofertas que reciben y necesitan asesoramiento.

Para esto existen los asesores energéticos, expertos en el sector de energías y cuya misión es orientar y aconsejar al cliente en función de sus necesidades poniendo a su disposición todas las alternativas posibles para materializar el ahorro tanto económico como energético.

Además de ayudar al cliente con el ahorro, realizan un seguimiento continuo del consumo eléctrico para estudiar la posibilidad de ofrecer nuevos productos para ahorrar, ofrecen soporte técnico a la hora de instalar nuevos dispositivos más eficientes, garantizan el cumplimiento de las normativas vigentes en el momento de nuevas instalaciones y se encargan de gestiones como duplicados de facturas, modificaciones o resolución de incidencias.

Si el cliente quiere ahorrar en la factura de electricidad pero no quiere modificar ningún aspecto de su contrato con la comercializadora aquí dejamos una serie de consejos que puede seguir: desconecte los electrodomésticos que no use, no los deje en «stand by», evite los programas de lavado caliente en lavadora y lavavajillas a ser posible, utilice el calor residual para terminar de cocinar, apagar las bombillas que no utilice y evite las fuertes bajadas de temperatura en el aire acondicionado y las subidas bruscas de temperatura de la calefacción.

Otras formas de ahorrar incluyen sustituir las bombillas por LED, utilizar los aparatos que gastan más energía en los horarios en los que la electricidad es más barata, aprovechar la luz solar el máximo tiempo posible o tener un buen aislamiento en las zonas climatizadas para no gastar energía en balde.

Si por el contrario ha decidido cambiar de compañía de luz, compare todas las ofertas que le ofrecen y elija la que mejor se adapte a sus necesidades. Debe recordar que este trámite es gratuito y que se realiza en un plazo aproximado de 15 a 20 días hábiles por lo que es posible que reciba dos facturas, la de la comercializadora anterior y la nueva.