Las semillas de cáñamo están consideradas como una de las proteínas vegetales más valiosas que existen. Sin embargo, hay aún un buen número de personas que no tiene muy claro ni sus importantes propiedades saludables ni cómo comerlas. En lo que respecta al mundo de las nueces y las semillas, las semillas de cáñamo son como el estudiante sobresaliente que también es el capitán del equipo de fútbol. Un par de cucharadas de semillas de cáñamo contienen una gran cantidad de nutrientes esenciales, son fáciles de comer y cocinar, y tienen un agradable sabor a nuez, como un cruce entre una semilla de girasol y un piñón. Se pueden obtener semillas de cannabis en línea de forma fácil y segura. Y no, no te pondrán ni remotamente drogado.

Vamos a aclarar aquí algunas dudas persistentes sobre cómo comprar y comer estas pequeñas semillas.

Entonces, ¿comer cáñamo no tiene relación alguna con la droga?

Aunque el cáñamo y la marihuana son miembros de la misma especie, Cannabis sativa, en realidad son plantas completamente diferentes. Hay alrededor de una docena de variedades de plantas de cáñamo que se cultivan para la alimentación, y todas contienen aproximadamente un 0,001 por ciento de tetrahidrocannabinol o THC, el principal ingrediente psicoactivo de la marihuana. Esto significa que se puede comer tanto cáñamo como desee y nunca habrá que preocuparse por experimentar efecto psicotrópico alguno o fallar en una prueba de drogas. Es un alimento controlado, legal y saludable.

Lo que se necesita saber

Las plantas de cáñamo producen semillas duras del tamaño de un grano de palomitas de maíz de color marrón. Dentro de estas semillas duras se encuentran granos internos suaves, blancos o verde claro que están llenos de aminoácidos esenciales, proteínas y ácidos grasos omega-3. Realmente se puede obtener mucho valor nutricional de las semillas tal cual, así que cuando vemos una bolsa con la etiqueta «semillas de cáñamo», lo que realmente estamos comprando son esos granos internos suaves, también conocidos como corazones de cáñamo. Los corazones de cáñamo se pueden presionar para producir aceite de semilla de cáñamo, dejando un subproducto que se puede convertir en proteína de cáñamo en polvo. Pueden encontrarse todos estos productos de cáñamo en muchas tiendas online de productos naturales, y puede accederse a ellos con todas las garantías. 

Cómo comerlas

Comer semillas de cáñamo sin cáscara, o corazones de cáñamo, es tan simple como rociar una cucharada o dos en batidos o encima de cereales, ensaladas o yogur. Las personas con sensibilidad al gluten pueden usar semillas de cáñamo como sustituto del pan rallado para cubrir el pollo o el pescado. Al igual que se puede mezclar almendras y agua para hacer leche de almendras, se puede hacer lo mismo con las semillas de cáñamo para la leche de semillas de cáñamo, que puede utilizarse como alternativa a la leche de vaca en bebidas y recetas. Y debido a su sabor a nuez, las semillas de cáñamo son un excelente sustituto para las personas con alergias a las nueces; se las puede tostar en seco a fuego lento para resaltar aún más ese sabor a nuez.

El aceite de semilla de cáñamo debe usarse como aceite de acabado, en lugar de aceite para cocinar o freír, ya que los delicados ácidos grasos omega se degradarán durante el proceso de cocción, despojando al aceite de sus beneficios nutricionales. En su lugar, se utiliza para preparar aderezos para ensaladas o rociándolo sobre pasta, verduras asadas o palomitas de maíz.

Espolvorear una cucharada de semillas de cáñamo sobre cualquier cosa que se piense que podría necesitar un refuerzo de proteínas es también una práctica común.

Beneficios para la salud

Las semillas de cáñamo han sido apreciadas durante mucho tiempo como una fuente de alta calidad de proteínas de origen vegetal y ácidos grasos omega. Una sola porción de semillas de cáñamo, aproximadamente dos cucharadas soperas, proporciona 10 gramos de proteína y 10 gramos de omegas. El cáñamo también contiene los nueve aminoácidos esenciales, que necesitamos obtener a través de la dieta, ya que nuestros cuerpos no los producen de forma natural. El aceite de semilla de cáñamo, que es el aceite derivado de las semillas de cáñamo prensadas, contiene los ácidos grasos más esenciales de cualquier aceite de nuez o semilla. De los tres principales productos de cáñamo en el mercado (semillas, aceite y proteína en polvo), las semillas de cáñamo proporcionarán el espectro más amplio de beneficios nutricionales por porción.

Consejos de compra

El cáñamo es rico en ácidos grasos omega, que son propensos a descomponerse y estropearse. Lo único que debe buscarse al comprar una bolsa de semillas de cáñamo es un paquete totalmente opaco que no tenga una ventana para ver las semillas reales. Una ventana significa que el contenido de la bolsa está expuesto a la luz, lo que significa que es más probable que esos omegas se echen a perder más rápido y se pongan rancios. Esto ayudará a prolongar la frescura de las semillas de cáñamo.

Cómo almacenar

Una vez abierto, coloque el paquete o su contenido en un recipiente hermético y refrigérelo para extender la vida útil. Una vez abierta, puede esperar que una bolsa de semillas de cáñamo dure aproximadamente un año en el refrigerador. Sin embargo, si se mantiene un paquete en una despensa, esa vida útil será de 3 a 4 meses. Si huele un paquete de semillas y huelen rancio, es aconsejable tirarlas.

Para obtener los mejores resultados es importante buscar proveedores de confianza, que puedan ofrecer semillas de cáñamo y cannabis para cada diferente propósito en que pueden ser utilizadas. Un buen portal y de garantías, como Sensoryseeds, ofrecerá, además de una amplia variedad de productos de calidad contrastada, mucha información útil para que el consumidor tome la mejor decisión con conocimiento de causa. Tratándose además de productos naturales es muy importante que el proceso de envío esté específicamente cuidado para conservar las capacidades y cualidades de las semillas elegidas.