Después de una temporada accidentada, ya se palpa en el ambiente el regreso de la Liga de Campeones. El 7 de agosto vuelve la gran competición europea de clubes, y lo hace para cerrar los partidos de vuelta de la ronda de octavos de final.

Goles, grandes paradas, regates imposibles… La emoción del fútbol, las apuestas deportivas, el espectáculo… Llevamos esperando demasiado tiempo como para no estar sedientos de fútbol. Le tocará abrir boca a los duelos de octavos de final entre Juventus-Olympique de Lyon y Manchester City-Real Madrid. Ambos duelos se presentan apasionantes, con la Juventus (reciente campeona de su noveno scudetto consecutivo) y el Real Madrid al borde de la eliminación.

La vuelta de octavos de final

A priori, la Vecchia Signiora lo tiene algo menos difícil para remontar. Debe levantar un 1-0 en su propio estadio. Eso sí, sin su público. A priori, Cristiano Ronaldo, Higuaín, Pjanic y compañía son argumento suficiente para creer en la remontada.

Por su parte, el Real Madrid, el club más laureado de la competición (13 Ligas de Campeones, incluyendo tres de las últimas cuatro) está al borde del abismo después de caer en el Santiago Bernabéu ante el Manchester City de Pep Guardiola, por 1-2. Sin embargo, los blancos confían en la magia de Zidane y en su impresionante racha que le ha hecho ganar la Liga ganando todos los partidos tras el regreso de la competición menos el último, cuando ya era campeón.

Un día después, el 8 de agosto, llegará el turno para el Barcelona-Nápoles y el Bayern Múnich-Chelsea. Esta última eliminatoria parece decantada después de que el equipo bávaro arrasara en la ida por 0-3. Es cierto que después de ganar la Bundesliga y la Copa ante el Bayer Leverkusen, acumula tres semanas de parón competitivo, pero eso también puede ser una ventaja por estar más frescos.

En cuanto al duelo de culés y napolitanos, el Barça tiene la ventaja de que disputará la vuelta en su estadio, después del 1-1 de la ida. El equipo de Quique Setién dejó una buena imagen en su último partido de Liga (0-5 al Alavés), y tiene en la Liga de Campeones su última oportunidad para no cerrar en blanco un año especialmente convulso que se torció pronto con el cese de Ernesto Valverde.  

Después… todo se decidirá en Lisboa

Una vez que se complete la ronda de octavos de final, el ganador saldrá de la capital portuguesa, donde se disputarán los cuartos de final (12 al 15 de agosto), las semifinales (18 y 19 de agosto) y la gran final (23 de agosto) de esta edición tan particular. Once días para decidir al sucesor del Liverpool, apeado por el Atlético de Madrid en un final de partido loco en Anfield.

El Atlético de Simeone venció al brillante y poderoso Liverpool, y se ganó el derecho a ser considerado candidato al título. Después de tantas ocasiones frustradas, dos de ellas en los últimos tiempos, esta podría ser la buena. Llega después de haber mostrado una buena dinámica en Liga, tan serio y sobrio como siempre, la seguridad de Oblak (probablemente, el mejor portero de Europa) y con el recuperado descaro de Carrasco como una de sus grandes bazas ofensivas.

De los ya clasificados, también destaca el París Saint Germain de Neymar, Icardi, Cavani y Mbappé, si bien este último sufrió una lesión en un amistoso que le hace ser duda. El equipo de Tuchel quiere dar el salto definitivo en la gran competición europea, y en una competición a tres partidos, no hay duda de que es un serio candidato al título.

También están ya clasificados el Atalanta (vencedor del Valencia) y el Leipzig, que ya no contará con su gran estrella, Timo Werner, traspasado al Chelsea.

Queda poco para que suene de nuevo el himno de la Champions, cuyo ganador este año vendrá de Lisboa.