El nuevo presidente kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, prometió hoy hacer «todo lo posible» para mejorar aún más las «ejemplares» relaciones entre Kazajistán y Rusia, al ser recibido en el Kremlin por el líder ruso, Vladímir Putin.

«Haré todo lo que pueda para reforzar el potencial existente entre nuestras naciones», dijo Tokáyev a su homólogo ruso.

El dirigente, que asumió las riendas de Kazajistán el mes pasado después de la dimisión, tras casi 30 años en el poder, del primer presidente de esa república centroasiática, Nursultán Nazarbáyev, subrayó que continuará el curso marcado por su antecesor.

«Nuestras relaciones están al alza. Y, como le gusta decir a Nursultán Nazarbáyev, son ejemplares. Mi tarea principal consistirá en garantizar la continuidad de esa estrategia», prometió.

Tokáyev subrayó que el hecho de que realice su primera visita de Estado a Rusia y no a otro país corrobora el carácter «especial» de las relaciones entre ambos países, forjadas durante el Gobierno de Nazarbáyev.

A la vez, aseguró que la cooperación entre los dos Estados continuará en diversos ámbitos, tal y como quedó reflejado en la declaración final firmada por ambos presidentes al término de su reunión en Moscú.

Los mandatarios abordaron en particular la cooperación bilateral en sectores como el técnico-militar, energético, comercial, cultural y turístico, afirmó Tokáyev.

Así, ambos países discuten la creación de centros de mantenimiento de equipos militares en territorio kazajo, indicó.

En una entrevista concedida al diario ruso «Kommersant» en vísperas de su visita a Moscú, el sucesor de Nazarbáyev aseguró que la estrecha cooperación con Rusia no impedirá a su país seguir desarrollando las relaciones con otros Estados al ser dictada esa política por «el potencial, situación geográfica y los intereses estratégicos» de la nación centroasiática.

Por su parte, Putin expresó la disposición de Rusia a construir una central nuclear en Kazajistán.

«Queremos pasar a nuevas formas de cooperación. En primer lugar, me refiero a la construcción de una central atómica en Kazajistán con el uso de las tecnologías rusas», dijo.

Asimismo, se mostró convencido de que la visita de Tokáyev a Moscú contribuirá a fortalecer las relaciones de socios que existen entre ambos países.

Nazarbáyev, el primer presidente kazajo y que llevaba casi 30 años al frente de la segunda economía del espacio postsoviético, anunció su decisión de retirarse el 19 de marzo, abriendo un periodo de transición en el país bañado por el mar Caspio.

Tokáyev, en su condición de presidente del Senado, asumió la jefatura del Estado, que ejercerá hasta abril de 2020, cuando terminaría el mandato de su antecesor.

Al mismo tiempo, Nazarbáyev, cuya política se caracterizó por un intento de mantener el equilibrio en las buenas relaciones con Occidente, Rusia y China, no abandonó del todo del poder, ya que siegue ejerciendo como jefe del Consejo de Seguridad del país y líder del partido oficialista Nur Otan.

DEJA UNA RESPUESTA