El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha apostado este sábado por Jordi Sánchez, en prisión preventiva por el 1-O, como candidato de Junts per Cataluña a las elecciones generales del 28 de abril y ha avalado su propuesta de diálogo basado en el derecho de autodeterminación.

Esta tarde termina el plazo para votar en la consulta vinculante de la Crida Nacional per la República -el movimiento impulsado por el expresident Carles Puigdemont, por Torra y por Sánchez-, para que sus bases ratifiquen la propuesta de que el exlíder de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y actual presidente del grupo en el Parlament sea el cabeza de lista de Junts per Catalunya.

En declaraciones a los medios durante una visita a Tremp (Lleida), el presidente catalán ha apostado por Sánchez como candidato y que la marca de Junts per Catalunya se extienda en las diferentes contiendas electorales.

De hecho, Torra ha precisado que él mismo ha votado por Sánchez, y se ha mostrado convencido de que el grueso de los militantes y asociados harán lo mismo.

El objetivo, ha dicho el president, es transmitir el mensaje de un diálogo basado en el ejercicio del derecho de autodeterminación como ha apuntado hoy el propio Sánchez.