El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha criticado este miércoles la declaración como testigo en el juicio del 1-O del exdelegado del Gobierno en Catalunya Enric Millo: «Parecía imposible caer más bajo. Las declaraciones de ayer nos hacen sentir una auténtica y profunda vergüenza».

En una intervención en la sesión de control al Govern en la Cámara catalana, ha reiterado que el independentismo catalán es pacífico, y ha cargado contra aquellos que declaran «engaños y falsedades» para abonar un montaje –en sus palabras– contra los dirigentes independentistas encausados.

Torra ha concluido que declaraciones como las de Millo evidencian la tesis de que el juicio del Tribunal Supremo no se sustenta: «Ha mutado de juicio ‘fake’ a juicio de la vergüenza», y ha dicho que lo que está pasando debería interpelar a todos los diputados del Parlament.

El presidente catalán ha considerado que organizaciones como International Trial Watch o medios como ‘Le Monde’ están alertando de las deficiencias que él ve en el juicio, y ha pedido a todos los diputados ejercer de «altavoces» de ello.

Torra también ha dicho que la Generalitat ejercerá de «acusación popular» en todos aquellos proceso judiciales en los que se aborden las cargas policiales que hubo en el 1-O, cargas que algunos testigos del juicio han puesto en duda que existieran.

FAIRY PARA «LIMPIAR» BOCAS

El portavoz adjunto de JxCat Eduard Pujol ha centrado su intervención también en criticar a Millo: «El exgobernador civil de Catalunya tendrá la pena de que nunca más podrá aguantarle la mirada a la verdad. No es una pena menor. Es un testigo ‘fake».

Ha tildado al exdelegado del Gobierno de cobarde, y ha ironizado que el ‘fairy’ que Millo aseguró que se utilizaba en los puntos de votación del 1-O para que resbalaran los agentes de la Policía y la Guardia Civil, debería servir para «limpiar la boca llena de falsedades» de algunos testigos como él.

«El Estado español es un Estado pinocho que se protege de su propia mentira. El ‘frikismo’ y la posverdad ya son substitutivos de la idea de un Estado democrático, social y de derecho», ha continuado, y ha concluido que el juicio es el eco de la mentiras del Estado.

El líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, también ha acusado a Millo de mentir sin miramientos en sede judicial «por una ambición sin límites», y ha concluido que fue una declaración caracterizada sobre todo por su falta de dignidad.

DEJA UNA RESPUESTA