El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, dio hoy por «zanjada» la «polémica» protagonizada por la expresidenta del Parlamento catalán Núria de Gispert, premiada con la Cruz de Sant Jordi 2019, y sus mensajes en Twitter descalificando a varios rivales políticos.

La política catalana ha tenido que borrar un tuit que había compartido en el que mostraba un montaje en el que aparecía una información presuntamente difundida por la Asociación Catalana de Productores de Porcino, titulada «Cataluña aumenta sus exportaciones», y añadía sarcásticamente: «Girauta a Toledo. Arrimadas a Madriz. Millo a Andalusia. Dolors Montserrat a la UE».

«Creo que este tema está resuelto, yo me he enterado mientras viajaba, se ha retirado el tuit, la Creu de Sant Jordi premia una trayectoria y esta polémica la doy por zanjada», señaló Torra en declaraciones a los periodistas tras reunirse con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, huido en Bélgica.

Torra no respondió más allá sobre la petición de algunos partidos de que el galardón sea retirado, ni tampoco sobre la demanda de que comparezca ante el Parlamento catalán tras este episodio.

El presidente de la Generalitat, que este miércoles visitó a los encarcelados en Soto del Real y Alcalá Meco, explicó que en su viaje hoy a Bélgica ha querido trasladar su apoyo y el de «la inmensa mayoría de catalanes» al expresidente Carles Puigdemont, así como a los exconsejeros Toni Comín y Clara Ponsatí, y señaló que han sido excluidos de la candidatura a las europeas por «la Junta Inquisitorial Central».

En cuanto al resultado de las elecciones generales, Torra se felicitó por el aumento del independentismo y el «mensaje» lanzado de que los secesionistas «continúan siendo centrales en la política catalana».

Sobre la presentación de la hoja de ruta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), apostando por la vía unilateral, y la posibilidad de que tras la publicación de las sentencias a los políticos presos se convoquen elecciones autonómicas, el presidente catalán señaló que si no hay «absolución» presentará ante el Parlamento catalán «una propuesta democrática y basada en el derecho irrenunciable de los catalanes a la autodeterminación».

Por su parte, Puigdemont comentó tras el resultado electoral del 28A que los diputados de JxCat no serán un «cheque en blanco para nadie» y dijo estar a la expectativa de saber «qué piensa hacer» el líder del PSOE, Pedro Sánchez, vencedor de los comicios generales en España.

Tanto Puigdemont como Ponsatí y Comín están huidos de la Justicia española, ante la que se enfrentan a varias querellas por presuntos delitos de sedición, rebelión y malversación de fondos, entre otros.

Fuente

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario