En el documento, recogido por Europa Press, se alega, entre otras cuestiones, la «imposibilidad» de ejecutar una orden de estas características, debido al gran número de edificios públicos que gestiona la administración catalana.

Además, Torra informa a la JEC que se ha puesto en contacto con el síndic de Greuges de Catalunya, Rafael Ribó, para que emita una opinión sobre qué debe hacer la Generalitat en este asunto y remarca que para el Govern «las opiniones de este órgano –el Síndic– son importantes».

(HABRÁ AMPLIACIÓN)