El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha animado este viernes a afrontar «con un cierto punto de optimismo» y «un cierto punto de esperanza» el futuro de Cataluña aunque el actual momento sea «difícil» y parezca atrapado «en una cierta niebla».

Torra ha celebrado que éste sea el mensaje de la exposición «Cataluña: 7,5 millones de futuros», que ha inaugurado esta tarde en el Palau Robert junto al vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès.

La exposición «Cataluña: 7,5 millones de futuros», que se podrá visitar del 2 de marzo al 30 de junio, «se organiza como un viaje en el tiempo con un hilo conductor: como los catalanes y catalanas han sido protagonistas de su propia historia, su presente y también su futuro más inmediato», según recoge la página web del Palau Robert.

«Han sido, son y serán los ciudadanos quienes con sus visiones tejen el relato colectivo de qué es Cataluña. Esta exposición quiere ser un estímulo para que los 7,5 millones de catalanes configuren la idea de futuro», añade el texto.

Torra ha agradecido a los organizadores «la inyección de optimismo» que supone la muestra, llevada a cabo según el president «con rigor» y de forma «contrastada», siempre poniendo en el centro «datos» que desmienten «visiones apocalípticas» que se sirven de «la perversión» de las cifras.

Unos datos, ha añadido Torra, que «proyectan» a Cataluña al futuro, un país que «debe ser de todos» y debe ser «libre».

Aragonès, por su parte, ha alabado «una exposición que define un país diverso con muchas caras» y ha llamado a mantener una «autoexigencia colectiva» para «construir un país» mejor en todos los aspectos.

Y es que «los grandes éxitos» de Cataluña se han logrado «sobre los hombros de su gente», ha afirmado el vicepresidente catalán, que ha aseverado que «una sociedad moderna madura solo puede concebir un futuro que sea el que decida su gente».