Quim Torra, presidente de la Generalitat, ha dicho este martes que en Catalunya «no hay un problema de convivencia, sino de democracia y de justicia».

Lo ha hecho en el cementerio barcelonés de Montjuïc durante la ofrenda anual ante la tumba del expresidente de la Generalitat Francesc Macià, que murió el día de Navidad de 1933, y ha ido acompañado por los consellers Jordi Puigneró, Miquel Buch, Damià Calvet, Laura Borràs, Àngels Chacón, Josep Bargalló, Teresa Jordà y Alfred Bosch.

Torra ha dicho que todavía espera del Estado una respuesta a la propuesta catalana de autodeterminación y ha recordado que esta situación se da ante un juicio a los presos soberanistas: «En estas condiciones no votaremos el presupuesto de España».