Ni lazo amarillo ni lazo blanco. El president de la Generalitat, Quim Torra, retirado del balcón del Palau la pancarta de apoyo a los presos independentistas que contenía un lazo blanco con una raya roja. En paralelo, el president ha anunciado una querella contra la Junta Electoral por un posible delito de prevaricación al entender que sus resoluciones son «manifiestamente injustas» por «arbitrarias».

La Junta Electoral emitió este jueves por la noche una instrucción por la que reclamaba a los Mossos d’Esquadra que retirasen todos los símbolos -pancartas, esteladas, lazos y fotos- de las fachadas de las dependencias de la Generalitat antes de las 15 horas. 

Torra ha optado por poner fin al pulso iniciado contra la Junta Electoral. El jueves cambió el color de los lazos considerando que cumplía así la recomendación del Síndic de Greuges, pero no convenció al organismo electoral, que llevó al president a la Fiscalía y le dio hasta este viernes por la tarde para quitar del Palau y todas las conselleries todos los símbolos políticos.

Antes de proceder la retirada de la pancarta del Palau, algunas conselleries, como la de Economia o Salud, lo habían hecho ya a primera hora de la mañana.  Otras, en cambio, lo habían retirado el jueves, como Educación, y algunas como la de Agricultura los funcionarios mantenían pegadas a las ventanas figuras de color amarillo en señal de protesta.