Por Yolanda Carrasco Tenorio
QUE NO TE mate el COVID-19: lo primero cuidar la vida, cuidar la salud. Cada persona debe afrontar el peligro del virus que ataca indiscriminadamente a mujeres y hombres. Sin embargo, el 56,8% de los 17.620 casos confirmados en Andalucía son mujeres. En todos los rangos de edad, las mujeres superan a los hombres excepto en el rango de menores de 14 años y en el de 65-79 años. A falta de mayor concreción de los datos, podría parecer que el volumen de mujeres afectadas pueda tener relación con el tipo de actividad laboral desempeñada.

Mientras miles de trabajadoras y trabajadores de la industria, de la construcción, el transporte, la hostelería y el comercio cesaban su actividad, lamentablemente incorporados a ERTE, otras y otros tenían la oportunidad de teletrabajar. Pero algunas ocupaciones continuaron su trabajo por ser esenciales a la par que presenciales con mayor exposición para sus vidas.

Es difícil reconocer la verdad cuando has vivido en una mentira, pero esta pandemia ha puesto el mundo patas arriba y lo que estaba en la cima ha caído. Lo imprescindible se ha vuelto prescindible y lo insignificante esencial. Ellas, nuestras madres, abuelas lo sabían: toda una vida cuidando el bienestar de su familia y contribuyendo al sostenimiento de la economía sin que se le reconociera ni salarial ni socialmente su labor.

683.200 andaluzas se declaraban inactivas por cuidados del hogar, según datos del informe de la Situación sociolaboral de la mujer en Andalucía 2019, editado por CCOO Andalucía. Lamentablemente no hemos sabido proteger a las personas mayores y el número de casos confirmados en residencias y otras instituciones supone un 18 % (3.182 del total), siendo mujeres 7 de cada 10, con la lamentable consecuencia 581 personas fallecidas en residencias: 63% mujeres.

#MujerIN - Limpieza y Hogar
#MujerIN – Limpieza y Hogar

Cuidados del hogar, menores y dependientes es una tarea esencial de la que no se puede prescindir pero que, sin embargo, infravaloramos y malpagamos. Más de 42.000 empleadas de hogar realizan esta actividad a veces en condiciones de semiesclavitud, con salarios indignos. Exigimos que se continúe la senda iniciada y se dignifique a estas trabajadoras.

Que no te mate la ausencia de medidas de protección y prevención en el trabajo. El decreto 10/2020 redujo la movilidad y estableció los servicios esenciales que podrían continuar realizando su actividad laboral con autorización de movilidad. Entre ellos, los sectores sociosanitarios, el comercio de suministros alimentarios y esenciales, la limpieza, la atención a la dependencia, sectores ocupados mayormente por mujeres, debido a la segregación del trabajo que ocupa a 9 de cada 10 trabajadoras andaluzas en el sector servicios.

Empleos esenciales con salarios de pobreza, como las limpiadoras, dependientas o las trabajadoras de ayuda a domicilio, que con su precario salario, con alta parcialidad (hasta de 1 hora diaria, de oficina en oficina, de casa en casa), ocupan el primer peldaño en los centros sanitarios con peores condiciones laborales. Sin embargo, son las guerreras indispensables para mantener a raya a un asesino invisible.

El mayor de los riesgos lo corren quienes desarrollan trabajos de contacto humano: aproximadamente el 25,3 % (4.410) de personas afectadas son profesionales sanitarias y sociosanitarias, el 73,7 % de ellas mujeres.

La incidencia del COVID-19 ha sido desigual entre las diferentes profesiones consideradas de riesgo, la página web del Instituto de Estadística y cartografía de Andalucía mostraba durante el mes de mayo los datos desagregados por género, según categorías profesionales del sector sanitario y sociosanitario. Evidenciando la relación directa entre contagio y género. De tal forma que entre profesionales de medicina y celadores el contagio era levemente mayor en hombres, mientras en enfermería y auxiliares de clínica el 81% de las personas contagiadas en centros sanitarios eran mujeres, siendo estas el grupo mayoritario de contagiadas en estos sectores.

En la actualidad dicha página se pueden consultar datos de contagios, fallecimientos y curados según profesión y género, incluyendo grupos como fuerzas de seguridad, atención al público entre otros y aunque ya no está desagregado por categorías profesionales, los datos muestran con claridad como la segregación laboral es responsable de poner en mayor peligro a las mujeres.

Exigimos a la Junta de Andalucía un Plan Especial de Dotación de EPIs y especialmente en los sectores sanitarios y sociosanitarios para preparar una eventual segunda oleada del COVID-19 u otras nuevas pandemias, que permita cumplir con los protocolos de prevención de contagio más idóneos.

Que no mueras intentando conciliar. El cierre de centros escolares obligaba a quedarse en casa a menores y exigió una rápida adaptación familiar. Pero la escuela continúa a distancia, por lo que las familias se han convertido en improvisadas maestras, compaginando esa actividad con las tareas de la casa y el teletrabajo. No descubrimos nada nuevo al decir que los cuidados lo asumen principalmente las mujeres (9 de cada 10 reducciones de jornada y excedencias por cuidados las solicitan mujeres) y no ha sido menos en esta crisis.

Tenemos la oportunidad de corregir algunas discriminaciones hacia las mujeres, evitando que aumente el coste, comenzando por reconocer el valor del trabajo de las mujeres Invisibilizadas pero Indispensables, para lo cual lanzamos una acción en redes #MujerIN y animamos a participar reconociendo su contribución social y económica.

El coste de la conciliación no puede recaer sobre las mujeres, ha de ser asumida corresponsablemente por las parejas y por la sociedad. Por ello, proponemos a la Junta de Andalucía la puesta en marcha de ayudas a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de las personas que ejercitan los derechos de reducción de jornada para el cuidado de menores a su cargo, mayores o dependientes.

La realidad de las mujeres andaluzas frente al COVID-19 es compleja e incluye la pobreza, la violencia de género y otras muchas cuestiones para las que hemos elevado a la Junta de Andalucía 40 Medidas para enfrentar al COVID19 en Andalucía, entre ellas, destacamos:

Ayudas para personas trabajadoras de regímenes especiales como el agrario, el de empleadas de hogar, pesca, trabajadoras y trabajadoras del mundo del espectáculo y artistas.

Reforzar la protección a las víctimas de violencia de género:

. Asegurar la atención a las víctimas de violencia de género.

. Contar con plazas de acogida inmediata, para casos de urgencia, adaptando los espacios de acogida, con los recursos y medios necesarios para que aquellas mujeres con hijos o hijas en edad escolar puedan continuar con el seguimiento del curso, refuerzo de los recursos destinados a la red de protección de mujeres.

. Garantizar la asistencia psicológica, jurídica y social de las víctimas de violencia de manera no presencial.

. Es necesario garantizar la tutela judicial efectiva, reforzando los juzgados de violencia sobre la mujer, los juzgados de familia y el Instituto de Medicina Legal, en el que las unidades de valoración forense del riesgo necesitan reforzar sus plantillas.

. Ampliación de la Renta Mínima de Inserción Sociolaboral en Andalucía a aquellas personas trabajadoras desempleadas que no perciban ningún tipo de prestación o subsidio de desempleo.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA