Según figura en el borrador presentado por Trabajo a los agentes sociales en el marco de la negociación para extender los ERTE más allá del 30 de septiembre y al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio de Trabajo y Economía Social propone prorrogar automáticamente los ERTE hasta el 31 de diciembre de este año.

En concreto, el artículo 2 del real decreto-ley 9/2020 de 27 de marzo que recoge que la fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido, permanecerá vigente hasta el 31 de diciembre.

Además el ministerio propone que se consideren empresas especialmente afectadas por la pandemia y que pueden continuar con un ERTE de fuerza mayor aquellas cuya actividad se recoja en la norma, pendientes de concretar, así como aquellas cuyo negocio dependa en su mayoría de empresas.

Se entenderá por empresas dependientes aquellas cuya facturación durante 2019 se haya generado al menos en un 50% en operaciones realizadas de forma directa con las empresas consideradas especialmente afectadas e incluidas en los ERTE de fuerza mayor.

Del mismo modo, plantea mantener la prohibición de despedir tras los ERTE hasta final de año.

Quedan vetados los despidos objetivos, con una indemnización de 20 días por año trabajado, debidos al Covid-19 y pasan a considerarse despidos improcedentes, con una indemnización de 33 días por año, o nulos.

Además, el borrador de Trabajo también extiende hasta el 31 de diciembre la interrupción del cómputo de los contratos temporales, tanto de la duración de estos contratos, como de los periodos de referencia equivalentes al periodo suspendido, en cada una de estas modalidades contractuales afectadas por el Covid.

A su vez se amplía el derecho de adaptación y/o reducción de la jornada del conocido como «Plan Me Cuida» que fue lanzado tras la declaración de Estado de Alarma para ofrecer a los trabajadores por cuenta ajena la posibilidad de adaptar su jornada laboral para atender a su cónyuge, pareja de hecho o familiares hasta segundo grado de consanguinidad siempre que por razones de edad, enfermedad o discapacidad éstos necesiten de «cuidado personal y directo como consecuencia directa del Covid-19», que va acompañado de una disminución proporcional del salario.

El borrador recoge también el fin del contador a cero, de forma que las prestaciones consumidas por los trabajadores en ERTE restarán para futuras prestaciones por desempleo.

Este lunes Trabajo acudirá a la reunión con los agentes sociales para negociar la extensión de los ERTE y se prevé llegar a un acuerdo a lo largo de esta semana.

En relación al teletrabajo, Yolanda Díaz ha indicado que no irá al Consejo de Ministros la ley que regula el trabajo a distancia porque el texto se encuentra a falta de una reunión de carácter técnico.