La Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la mujer fue aprobada en mayo de 2013 y su periodo de duración abarcaba tres años, hasta 2016. Sin embargo, ahora es cuando se está evaluando a pesar de que el documento reconoce que revisar el grado de ejecución de las medidas es una herramienta “fundamental” y lo reconoce la propia Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en una respuesta parlamentaria al PSOE.

El Gobierno reconoce que “está trabajando” en el informe final de la revisión de la estrategia con estos dos años de retraso. Ángeles Álvarez, diputada socialista, ha indicado en el Congreso que “es un escándalo que lo primero que pone en evidencia es cómo trabaja el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad“.

La estrategia deja fuera al Observatorio Estatal contra la Violencia de Género, el órgano creado por la Ley Integral contra la Violencia de Género para participación de la sociedad civil. El Observatorio fue concebido como un instrumento encargado del “asesoramiento, evaluación, colaboración institucional y elaboración de estudios y propuestas” en materia de violencia machista, por lo que sería de una utilidad manifiesta en la estrategia.

No se puede entender cómo se puede anunciar una estrategia nueva sin haber evaluado la anterior“, indica Álvarez. “Lo lógico es saber cuál es la base sobre la que trabajar para saber por qué camino avanzar y saber si se han aplicado o no y de qué manera las medidas diseñadas“, sentencias la diputada socialista.

Durante la elaboración del pacto de Estado,  el PSOE pidió en varias ocasiones sin éxito contar con esta evaluación con el objetivo de trabar con un documento base. “Nos parecía que era ir a ciegas y por eso le pedimos a la delegada del Gobierno una copia de la evaluación, pero hizo oídos sordos“, continuo Álvarez. Las fuentes del Observatorio finacizan indicando que “difícilmente podemos decir que estamos avanzando si no nos sentamos a pensar qué ha funcionado o no de lo que hemos hecho“.

Deja un comentario