Según la OMS la transmisión de la Covid-19 se produce por gotículas. Los aerosoles son partículas que quedan suspendidas en el aire cuando hablamos, respiramos o tosemos y son más pequeñas que las gotículas, que también se producen cuando tosemos, estornudamos y hablamos, pero al ser más grandes y pesadas caen al suelo a entre uno y dos metros de distancia.

La otra forma de transmisión que la OMS acepta es por fomites, esto es, cuando tocamos superficies o personas contagiadas y después nos tocamos los ojos, la nariz o la boca. Los defensores de esta teoría suman la transmisión aérea y la consideran la principal causa de contagios.

Ahora, un grupo de científicos ha publicado una carta en la revista « Science» en la que afirman que hay «evidencias abrumadoras de que la inhalación del virus SARS-CoV-2 es la ruta de transmisión principal de la COVID-19», es decir, de que el virus se transmite por vía aérea.

Los autores han defendido que «la atención debe dirigirse a proteger frente a la transmisión aérea» y las recomendaciones sanitarias han de ser modificadas. «Aparte de los mandatos que existen sobre el uso de mascarilla, distancia social, e higiene» —que han de mantenerse— urgimos a las autoridades públicas a añadir recomendaciones claras sobre la importancia de llevar las actividades a la calle, mejorar la calidad del aire en espacios interiores a través de la ventilación y la filtración, y de mejorar la protección de trabajadores de alto riesgo».

Estos científicos han subrayado la «necesidad urgente de armonizar las discusiones en torno a los modos de transmisión del virus, desde diversas disciplinas, para asegurarnos de conseguir las estrategias de control más efectivas y conseguir una guía clara y coherente para el público».

Tras esta carta puede encontrarse el que podría ser el principal error de la estrategia mundial contra el coronavirus, sobre la que hemos construido nuestra nueva normalidad, al no aceptar que el Covid se transmite por el aire.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos que marca la estrategia sanitaria en este país contra el coronavirus se ha sumado  esta semana a esta posición y reconoce oficialmente la transmisión por aerosoles. l Ministerio de Sanidad se parapeta en las directrices de la UE y la OMS, Fernando Simón ha repetido en sus comparecencias el mantra de la Organización Mundial de la Salud de que «no hay evidencias sólidas».

La entrada La nueva normalidad, en jaque por la transmisión aérea del coronavirus se publicó primero en Spanish Revolution.