La Iglesia Católica ha logrado un superávit histórico de 38,8 millones de euros en 2021, gracias a los fondos estatales recaudados a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Según la memoria anual de actividades de la Conferencia Episcopal Española (CEE), consultada por El HuffPost, aproximadamente seis millones de euros de ese dinero público se destinaron a financiar TRECE TV, la cadena de televisión de la Iglesia.

Aunque en años anteriores la cadena había recibido asignaciones mayores, es importante destacar que TRECE TV ha sido una cadena deficitaria desde su creación, acumulando pérdidas millonarias cada año, y su cuota de audiencia rara vez supera el 2%.

TRECE TV: Millonaria inversión de la Iglesia a pesar de su baja audiencia / Imagen: COPE
TRECE TV: Millonaria inversión de la Iglesia a pesar de su baja audiencia / Imagen: COPE

Esto representa una cifra significativamente baja en comparación con otros canales de cobertura nacional. A pesar de ello, en los últimos seis años registrados, TRECE TV ha recibido más de 42 millones de euros de fondos públicos gracias a la Iglesia Católica española.

Es relevante recordar que el Tribunal de Cuentas examinó detenidamente la elevada cantidad de dinero que recibe la televisión por parte de la CEE en 2020. En una resolución que cuestionaba la opacidad de los datos financieros relacionados con la institución católica, el tribunal señaló que el uso de fondos públicos podría atentar contra la libre competencia.

Además, el informe del tribunal indicaba que el superávit obtenido por la Iglesia a través de la casilla del IRPF no está sujeto a ningún acuerdo ni existe un pacto entre el Estado y la Iglesia sobre el destino de esas ganancias.

Es importante tener en cuenta que, desde 2016, casi el 35% de este excedente se ha destinado a financiar TRECE TV, lo que representa 42,3 millones de euros de los 122,59 millones de euros obtenidos por la Iglesia católica a través de ese superávit hasta 2021.

Anteriormente, el porcentaje destinado a la televisión de los obispos era aún mayor, superando el 50% de los fondos mencionados. Según el Tribunal de Cuentas, este exceso va mucho más allá de lo necesario para garantizar su sostenibilidad económica adecuada.

A pesar del importante respaldo económico de la CEE, TRECE TV registró pérdidas de más de 2,2 millones de euros en 2021, según los informes anuales de la empresa. Estas pérdidas son habituales desde su creación.

El canal argumenta que utilizó los fondos públicos para expandir su programación religiosa, proporcionar noticias sobre las diócesis, la Conferencia Episcopal, el Vaticano y los movimientos y entidades de la Iglesia Universal, así como para reforzar su entretenimiento con cine clásico y de western.

Sin embargo, estos esfuerzos supusieron un gasto total de 18,6 millones de euros en concepto de gastos de explotación, de los cuales 3,5 millones se destinaron a aprovisionamientos, 4,8 millones a gastos de personal y 10,2 millones, la cifra más alta, a otros gastos.

El grupo mediático de la Conferencia Episcopal Española, Ábside Media, justifica la existencia y financiación de TRECE TV con que «responde a la necesidad de un acompañamiento religioso y a dar cobertura a la actualidad y vitalidad de la Iglesia».

DEJA UNA RESPUESTA