Tres de los cantantes argelinos más famosos, con millones de seguidores en las redes sociales, se sumaron hoy a las protestas contra la reelección del presidente, Abdelaziz Bouteflika, ingresado grave en un hospital de Suiza, en el tercer viernes consecutivo de manifestaciones.

«Estamos aquí para decir no a un quinto mandato, basta», explicó Efe Mok Saib, uno de los autores de música pop ligera en árabe más populares de Argelia, afincado en Londres y con cerca de 50 millones de reproducciones en Youtube.

Acompañado de los también afamados Chemsou Freeklane y Meziane Amiche, Saib creo su propio revuelo en la plaza de Audin, en el centro de Argel, donde decenas de seguidores se apelotonaban a su alrededor para hacerse autorretratos.

«Estamos en contra el este quinto mandato, estamos en favor del cambio, estamos con el pueblo como lo hemos estado siempre», dijo a Efe por su parte Chemsou Freeklane, cuya última canción es un éxito en Argelia con cerca de cinco millones de reproducciones en páginas como youtube.

Los tres se unieron este viernes, tercero consecutivo de protestas contra el régimen argelino, a miles de familias que en ambiente festivo recorrieron las calles del centro de la capital al grito de «no al quinto mandato».

«Queremos un cambio de sistema, un cambio de régimen. Ya estamos hartos de esta mafia», dijo a Efe Azeddín, acompañado de sus hijos en la Plaza de la Grande Poste, que acoge un edificio de estilo otomano símbolo del centro de Argel.

«¿Cómo escribió una carta? nos están tomando por tontos y no los somos», añadió a su lado un anciano que no quiso identificarse y que aludía así a una misiva atribuida al presidente el pasado domingo en el que este prometía un nuevo proceso para elegir un sucesor una vez se celebren las presidenciales previstas para el 18 de abril.

Unos metros más adelante, un joven secundaba su idea con una pancarta en la que se podía leer «los cadáveres no escriben las cartas al pueblo», y una mujer la ratificaba con otra cartel que rezaba «No habrá elecciones hasta que caigan las bandas».

La de la plaza de la Grande Poste fue solo una de las variadas riadas humanas que este viernes desbordaron lugares emblemáticos de Argel los barrios de Ruisseau, Belcourt, la plaza de Primero de Mayo, la calle Hasiba Benbuali y la avenida Diduche Murad, arteria comercial de la capital.

«Hoy somos una familia, hay varones mezclados con mujeres somos hermanos no hay ningún incidente», se felicitó Souad, quien gritaba «el pueblo ya se despertó».

Aunque programadas para después de la oración del viernes, los manifestantes empezaron a desbordar Argel, ciudad tomada por la Policía, poco después del mediodía de un día que se levantó plomizo con amenaza de lluvia.

Algunos, como Sofiane, que se expresaba en lengua berber, llegados para este propósito de la ciudad de Bejaia, en la costa noreste del país. convencido de la necesidad de sumarse a una marea que no deja de crecer.

DEJA UNA RESPUESTA