Según han informado las autoridades de Perú, este domingo tuvo lugar una protesta de la comunidad indígena kukama contra la petrolera canadiense PetroTal por el lote 95 ubicado en la Amazonía peruana.

La protesta se produjo en los exteriores del lote 95 en la provincia de Requena, en la región Loreto en el noreste de Perú, y acabó con un duro enfrentamiento con la Policía que dejó al menos tres indígenas fallecidos y otras 17 personas heridas, entre policías y manifestantes, tal y como informó este domingo el Ministerio del Interior.

Los indígenas afirmaron en un comunicado que la protesta tenía como objetivo expresar el rechazo hacia la empresa petrolera y el Estado ante el abandono y muerte de sus familiares por falta de tratamiento y medicinas por culpa de la covid-19.

Los manifestantes exigían a la empresa que paralizase su actividad en un pozo petrolero conocido como Lote 95, alegando que contamina la zona a raíz de varios derrames pasados y exigían además una compensación económica por el uso de su territorio.

Además pedían al Gobierno el desarrollo de una planta de agua potable, desagüe y suministro de electricidad que prometió hace dos años.

Tras el incidente, PetroTal anunció la paralización temporal de sus actividades en la zona, donde tiene un centenar de trabajadores.

«Exhortamos a las personas que están protestando a deponer su medida de fuerza», señaló la compañía.

En 2019, un grupo de indígenas ingresó al mismo lote petrolero y logró detener la producción de crudo por 30 horas. Perú es un pequeño productor de petróleo y enfrenta constantes conflictos en la Amazonía por derrames de crudo que han contaminado el agua de los ríos.