Tres soldados y cuatro yihadistas de Abu Sayyaf, grupo afín al Estado Islámico (EI), murieron hoy en un enfrentamiento en la provincia de Sulu, en la zona del sur de Filipinas de mayoría musulmana, confirmó el Ejército.

En el tiroteo, que se prolongó durante unos 30 minutos, también resultaron heridos 13 miembros de las Fuerzas Armadas y nueve yihadistas, informó a la prensa local el teniente coronel de la Fuerza Conjunta de Sulu, Gerald Monfort.

Unos 200 soldados participaron en ese combate contra las milicias en Sulu de Abu Sayyaf, grupo liderado en la actualidad por Hatib Hajan Sawadjaan, sustituto de Isnilon Hapilon, quien llegó a ser el emir del EI en el Sudeste Asiático y falleció en octubre de 2017 durante la toma yihadista de la ciudad de Marawi.

El Ejército sospecha que Sawadjaan fue el autor intelectual del atentado el pasado 27 de enero en la catedral de Jolo, capital de Sulu, que dejó 23 muertos y alrededor de un centenar de heridos.

Desde ese atentado, que perpetraron dos atacantes suicidas presuntamente de nacionalidad indonesia, las Fuerzas Armadas emprendieron una dura ofensiva contra las bases de Abu Sayyaf en Sulu, donde se cree que cuentan con unos doscientos hombres.

Abu Sayyaf, conocido por sus secuestros y decapitaciones, se encuentra entre los grupos terroristas citados por el presidente Rodrigo Duterte para justificar la necesidad de imponer la ley marcial en Mindanao, que concluye el 31 de diciembre de este año.

Informes de inteligencia y expertos en terrorismo han alertado de que Filipinas se está convirtiendo en el nuevo refugio del Estado Islámico tras su derrota en Siria y que ya hay alrededor de un centenar de terroristas extranjeros en territorio filipino.