Redacción

El Tribunal Supremo ha revocado la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó a la tuitera Cassandra Vera a un año de cárcel por hacer chistes de Carrero Blanco. La sentencia indica que fueron chistes fáciles y de mal gusto, pero “en casi todos ellos la clave de humor recaía en el hecho de que el vehículo surcara el espacio y acabara cayendo dentro de un edificio“. Ha recalcado que son reprochables “social e incluso moralmente en cuanto mofa de una grave tragedia humana“, pero no resulta proporcionada una sanción penal.

La Audiencia Nacional consideró que los comentarios de Cassandra suponían “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” a personas que han sufrido “el zarpazo del terrorismo“, y demostraban una actitud “irrespetuosa y humillante“. Debido a ello, la había condenado a un año de cárcel y siete de inhabilitación a Cassandra por delito de humillación a las víctimas del terrorismo.

El Supremo argumenta que Cassandra solo repitió en su perfil de Twitterchistes ya conocidos en los que se juega en clave de humor con la forma singular, mediante la voladura del vehículo de Carrero, en la que se perpetró el atentado“. Los tuits “no contienen ningún comentario ácido contra la víctima del atentado ni expresan frases o comentarios hirientes, lacerantes o ultrajantes contra su persona o cualquier aspecto concreto de su vida pública o privada“, explica el Supremo, indicando además que era objeto de mofa o sarcasmo el dato “muy trillado y agotado” de que el coche alcanzó una gran altura.

El Tribunal subraya que el tiempo transcurrido tras el atentado es “más que suficiente para considerarlo como un suceso histórico cuyo comentario en clave de humor no puede tener la misma trascendencia que un acontecimiento reciente“. “Máxime si se pondera que los hechos ya han sido objeto de toda clase de comentarios burlones sin que se activara la mayor parte de las veces una respuesta judicial penal“, finaliza.

Deja un comentario