Esta semana ha salido a la luz un vídeo, grabado por el agente de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP),Brian Hastings, en el que se puede ver a un niño de diez años perdido y aterrorizado en La Grulla (Texas), caminando en uno de los desolados puntos de entrada al Estado. El vídeo ilustra con claridad el drama migratorio que se vive en la frontera entre México y Estados Unidos.

El niño llorando le pregunta al agente si le puede ayudar y le explica que: “Yo venía con un grupo de personas y me dejaron botado y no sé dónde están”. El agente pregunta al menor: “¿No vienes con mami o con papi?”. A lo que el niño respondió: “Nadie, yo venía en un grupo… y al final vine aquí a pedir auxilio”. “Yo vengo porque si no, ¿dónde voy a pedir ayuda?”, añadió segundos después.

El niño, originario de Nicaragua, se quedó dormido en medio del trayecto. Y cuando despertó el resto había continuado el camino. Los testimonios aseguran que el menor era parte de un grupo de más de 180 centroamericanos que habían emprendido el viaje al norte con la esperanza de entrar a Estados Unidos.

El menor, sano y salvo, fue trasladado a las instalaciones de detención de la CBP en la localidad de Donna, Texas, donde fue alimentado y le hicieron un test para detectar si estaba contagiado de coronavirus.

Vídeo | El triste vídeo de un niño de diez años solo en la frontera de EE.UU. con México sacude al Gobierno de Biden
Vídeo | El triste vídeo de un niño de diez años solo en la frontera de EE.UU. con México sacude al Gobierno de Biden

Tal y como informábamos el pasado mes de enero, según un documento publicado en el Diario Oficial de la Academia Estadounidense de Pediatras, la definición de tortura contra los niños es semejante al tratamiento que el Gobierno del presidente saliente, Donald Trump, da a los menores inmigrantes detenidos en su intento de entrar al país, especialmente la separación de los menores de sus padres. Por orden de la Administración de Trump casi 2.000 niños fueron separados de sus padres, de los que 100 tenían menos de 4 años.

Los menores migrantes son hacinados en condiciones insalubres y peligrosas y ha provocado que muchos de ellos sufran trastornos de ansiedad generalizada, depresión, trastorno de estrés postraumático e incluso que hayan intentado suicidarse, un trauma que requerirá años de tratamiento.

La noticia provocó que la ex primera dama, Laura Bush, denunciara en el Washington Post un comportamiento que calificó de «cruel» e «inmoral». «Nuestro Gobierno no debería estar en el negocio de almacenar niños en cajas o en tiendas de campaña en el desierto a las afueras de El Paso. Estas imágenes son inquietantemente reminiscentes de los campos de internamiento de japoneses estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial, considerado uno de los episodios más vergonzosos en la historia de Estados Unidos», añadió.

Desde la llegada a la Casa Blanca del presidente demócrata Joe Biden, se ha producido un incremento en el flujo migratorio, que ha hecho difícil a la Administración cumplir con las 72 horas en la que los menores deben ver su situación resuelta, ya sea la deportación o la liberación.

Mientras, los demócratas intentan justificar que siga inmaculada y vigente la Orden Ejecutiva 42, un decreto firmado por Donald Trump en marzo de 2020 que concede poderes discrecionales a los agentes de Policía en la frontera para expulsar por la vía rápida a los inmigrantes indocumentados, a los que prácticamente se les impide tramitar las correspondientes peticiones de asilo. En apenas un año han sido deportados más 650.000 personas, entre ellos nada menos que 16.000 menores no acompañados.

Por su parte, la Casa Blanca señala que las deportaciones han disminuido desde que el Gobierno pidió a los agentes que centren su atención en los individuos con antecedentes penales.

De momento Biden ordenó crear un grupo especial coordinado por Mayorkas, que trabaje con los investigadores y abogados encargados de intentar localizar a los adultos, pero hasta el momento no se ha logrado reunir a ninguna de los cientos de familias separadas.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA