Un cambio normativo permitirá a los agentes fronterizos detener de forma indefinida a familias inmigrantes sin papeles en Estados Unidos, anulando de esta forma el acuerdo que obliga a que los menores retenidos queden libres a los 20 días.

La Administración de Donald Trump ha anunciado que las familias detenidas serán trasladadas a centros donde se garantizará que todos los niños sean tratados “con dignidad y respeto”, una hipócrita forma de anunciar que si algún menor se atreve a cruzar la frontera, su destino es la cárcel.

«El cambio de reglas permite al Departamento de Seguridad Nacional encarcelar a niños y familias indefinidamente, en instalaciones donde existen antecedentes demostrados que los pone directamente en peligro. La norma debe ser revocada de inmediato«, afirmó Vanita Gupta, presidenta y directora ejecutiva de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos.

El secretario de Seguridad Nacional en funciones, Kevin McAleenan, ha dicho en una rueda de prensa que las nuevas reglas terminarán con la idea de que los niños son “el pasaporte para entrar a Estados Unidos”. La reforma debería entrar en vigor dentro de dos meses, pero es probable que se enfrente a una batalla judicial que termine en los tribunales federales para impedir su implementación.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) ha dicho en reiteradas ocasiones que las detenciones en estos centros no son adecuadas para los menores, ya que la experiencia puede ser traumática y tener efectos negativos a largo plazo.

Retener a menores, una batalla antigua de Trump

La lucha contra la inmigración, legal o ilegal, ha estado en el centro de los dos años y medio de presidencia de Donald Trump, quien ya había perdido la batalla de detener a los menores de manera indefinida en otras ocasiones. La aspiración del presidente es anular una sentencia judicial de 1997, conocida como el acuerdo Flores, que estableció que el Gobierno federal no tiene derecho a retener más de 20 días a niños migrantes arrestados, y que exige que se dé prioridad a ponerlos bajo custodia de un familiar o tutor legal.

Aunque no son las únicas políticas antiinmigrantes de la administración Trump:

  • La Casa Blanca anunció que su Administración está considerando “muy seriamente” poner fin al derecho de la nacionalidad por nacimiento para los hijos de los no ciudadanos estadounidenses.
  • La semana pasada, la Administración desveló una nueva una nueva política que afecta a los inmigrantes legales que se beneficien de prestaciones públicas estadounidenses, como el programa gratuito de salud Medicaid o los cupones de alimentos.
  • Más de 432.000 miembros de unidades familiares han sido detenidos desde octubre, un aumento del 456% respecto al mismo período del año anterior, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Deja un comentario