El presentador de radio conservador Rush Limbaugh recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, la máxima condecoración civil que entrega el Gobierno de Estados Unidos, durante el discurso del Estado de la Unión, que dio el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la noche del 4 de febrero.

En su libro “The Way Things Ought to Be”, o en español “Como deberían ser la cosas” que publicó en 1992, el polémico locutor utilizó por primera vez el término “feminazi” para comparar la propuesta del derecho a decidir de los nazis con el aborto, un acto al que llamó “el holocausto moderno” y señaló a las feministas como personas que buscaban generar el mayor número posible de abortos. Un término popularmente utilizado para denigrar a las mujeres que practican el feminismo y luchan constantemente contra la violencia de género.

Sin embargo, señaló que el término fue utilizado por primera vez por el profesor de economía de la Universidad de California, Tom Hazlett, y que él solo se encargó de difundir el mensaje de odio contra el feminismo.

Rush Limbaugh es un opositor del aborto y de las políticas liberales; ha sido acusado en diversas ocasiones de realizar actos xenófobos, racistas, discriminatorios y fanatistas. Por ejemplo, sus comentarios acerca de “Barack the Magic Negro”, una canción presentada en su programa donde que dijo que el ex presidente Barack Obama era “negro, pero no auténticamente”.

El mandatario le calificó como “el mejor luchador y ganador que jamás haya conocido” luego de que Liumbaugh fuera diagnosticado con cáncer de pulmón avanzado.

Un Limbaugh barbudo, sentado junto a la primera dama Melania Trump, parecía aturdido cuando el presidente anunció el premio. Finalmente se levantó y saludó a Trump y ofreció un pulgar hacia arriba a los republicanos en la cámara de la Cámara.Trump le agradeció por “décadas de incansable devoción a nuestro país” y dijo que el premio reconoce a millones de personas al día a las que Limbaugh habla e inspira, así como su trabajo de caridad.