El diario The New York Times ha publicado que Donald Trump, el multimillonario presidente estadounidense, no tuvo que pagar IRPF a la Hacienda del país en 10 de los últimos 15 años, al usar ingeniería fiscal basada en el viejo truco de inflar sus pérdidas. En 2016 y 2017 Trump pagó 750 dólares de impuestos.

El periódico también ha expuesto de un entuerto judicial del presidente Donald Trump con la Hacienda estadounidense que, en el caso de que sea resuelta en su contra, le costaría una multa de 100 millones de dólares (88 millones de euros). Según la revista Forbes, Trump tiene un patrimonio de 2.500 millones de dólares (2.150 millones de euros).

Fake news para Trump

Como de costumbre, Donald Trump, ha tildado estas informaciones de ‘fake news’ y ha señalado que «Hacienda me trata muy mal», pero ha vuelto a insistir en que no divulgará sus cuentas con el fisco. En contraofensiva el diario newyorquino ha anunciado que próximamente publicará más información al respecto.

La investigación la firmaron tres periodistas, dos de los cuales ya desvelaron hace ahora dos años una parte de los detalles de las finanzas de la familia Trump, incluyendo no solo al presidente, sino también a su padre, Fred, y a sus hermanos.

En octubre de 2016, ese mismo periódico publicó la Declaración del IRPF de Trump correspondiente a 1995, en la que tampoco había pagado nada a Hacienda.

Asuntos legales y bancarrotas

En julio de 2018, Trump y sus negocios habían participado en más de 4 000 acciones legales estatales y federales.​ A partir de 2016, él o una de sus compañías había sido el demandante en 1900 casos y el demandado, en 1450.

Con Trump o su compañía como demandante, más de la mitad de los casos han sido en contra de los jugadores en sus casinos que no habían podido pagar sus deudas. Con Trump o su compañía como demandada, el tipo de caso más común involucraba casos de lesiones personales en sus hoteles. En los casos en que hubo una resolución clara, el bando de Trump ganó 451 veces y perdió 38.52​53​

Trump nunca se ha declarado en bancarrota personal, pero sus negocios de hoteles y casinos se han declarado en bancarrota seis veces entre 1991 y 2009 para renegociar la deuda con bancos y propietarios de acciones y bonos.

Un análisis de 2016 de la carrera empresarial de Trump por The Economist concluyó que su «… desempeño [de 1985 a 2016] ha sido mediocre en comparación con el mercado bursátil y la propiedad en Nueva York», teniendo en cuenta tanto sus éxitos como sus quiebras.

Un análisis de The Washington Post concluyó que «Trump es una mezcla de fanfarronería, fracasos comerciales y verdadero éxito», y calificó las quiebras de su casino como el «fracaso más infame» de su carrera comercial.

Mentiroso compulsivo

Como presidente, Trump frecuentemente ha hecho declaraciones falsas en discursos y comentarios públicos. Trump pronunció «al menos un reclamo falso o engañoso por día en 91 de sus primeros 99 días» en el cargo según The New York Times​ y 1 318 en total en sus primeros 263 días en el cargo de acuerdo con la columna de análisis político «Fact Checker» de The Washington Post, que también escribió: «El presidente Trump es el político más cuestionable que The Fact Checker ha encontrado… el ritmo y el volumen de las declaraciones erróneas del presidente significa que no podemos mantener el ritmo». Después de 466 días en el cargo, el conteo fue de 3 001 afirmaciones falsas o engañosos, y había aumentado a un promedio de 6,5 por día de 4,9 durante los primeros 100 días de Trump en la oficina.

Trump, siempre sospechoso

El 18 de diciembre de 2018, la fiscal general de Nueva York, Barbara Underwood, anunció la disolución de la Fundación Donald J.Trump, luego de estar bajo sospecha por un «patrón de ilegalidad» durante la campaña presidencial de 2016 y en el cual estarían involucrados Trump y sus hijos. La fiscal interpuso una demanda sobre este tema en junio del mismo año.