Este sábado, en un mitin en Carolina del Sur, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló que durante su mandato amenazó a los aliados de la OTAN con retirar la «protección» de Estados Unidos en caso de un posible ataque ruso, si no cumplían con las contribuciones consideradas obligatorias por Trump, equivalente al 2% del Producto Interno Bruto (PIB). Estas declaraciones reavivan la polémica sobre las tensiones financieras dentro de la Alianza Atlántica.

Trump expresó repetidamente su descontento por la falta de contribuciones financieras adecuadas por parte de los aliados de la OTAN durante su presidencia. Argumentó que Estados Unidos asumía una carga económica desproporcionada en relación con la defensa colectiva. En el mitin, Trump compartió detalles de una reunión en la que garantizó a un líder extranjero que Estados Unidos no protegería a los países que no cumplían con sus demandas de contribución financiera.

La OTAN establece como objetivo que cada miembro destine al menos el 2% de su PIB a gastos de defensa. Aunque Trump tiene razón al señalar que muchos países no cumplen con este objetivo, la Alianza aclara que esta cifra es orientativa y no constituye un contrato vinculante. Además, no implica que los países hayan dejado de pagar su parte del presupuesto común de la OTAN destinado a la administración de la organización.

Trump revela sus amenazas a los países de la OTAN si no cumplían con las contribuciones del 2% del PIB: "Dije que animaría a Rusia a hacer lo que le diera la gana. Aquí se paga"
Trump revela sus amenazas a los países de la OTAN si no cumplían con las contribuciones del 2% del PIB: «Dije que animaría a Rusia a hacer lo que le diera la gana. Aquí se paga»

«Es más, le dije que animaría a Rusia a hacer lo que le diera la gana. Aquí se paga», señaló Trump. Las declaraciones de Trump generaron críticas tanto a nivel nacional como internacional. El portavoz de la Presidencia de Estados Unidos, Andrew Bates, calificó las palabras del expresidente como «lamentables y perturbadoras», señalando que animar a Rusia a actuar libremente pone en peligro la seguridad estadounidense y la estabilidad global.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, repudió las afirmaciones de Trump, subrayando que cualquier sugerencia de que los aliados no se defenderán mutuamente representa una amenaza a la seguridad de la Alianza Atlántica. Stoltenberg expresó su esperanza de que Estados Unidos continúe siendo un aliado fuerte, independientemente de quién gane las elecciones presidenciales.

Además, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, acusó este domingo a Trump de servir a los intereses del presidente ruso, Vladímir Putin, y de no contribuir a la paz y seguridad mundial con sus declaraciones.

Estas revelaciones generan preocupación sobre el impacto potencial en las relaciones internacionales y la estabilidad de la OTAN, especialmente en medio de la posibilidad de un retorno de Trump a la presidencia en las elecciones de noviembre.

DEJA UNA RESPUESTA