El estado mexicano de Veracruz vio rechazado un histórico fallo judicial por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que ordenaría al Congreso dicho estado reformar el código penal para evitar la criminalización del aborto. Cuatro de los cinco ministros que participaron en la votación, lo hicieron en contra:

La primera ministra en posicionarse sobre la discusión de la despenalización del aborto fue la Norma Lucía Piña Hernández. Lo hizo en contra. “No existe un mandato específico de legislativo de legislar en ese sentido (…) la Corte incurriría en el llamado activismo judicial, que desbordaría mucho las facultades constitucionales de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación”, señaló. “Voy a ir en contra del proyecto por el tratamiento que se le da y que no comparto en específico”, concluyó.

Ana Margarita Ríos Farjat fue la segunda ministra en emitir su voto y se pronunció en mismo sentido que su compañera. “No existe un mandato específico para legislar en un sentido determinado (…) esto es un problema de técnica jurídica para mí”, expuso.

El ministro José María Pardo Rebolledo fue el tercero en participar. También lo hizo en contra. Él argumentó que el amparo promovido en Veracruz  era improcedente.

Por su parte, el ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena se pronunció en contra de la discusión y dijo que sus motivos eran los mismos ya expuestos por las dos ministras.

Mientras que el quinto voto, el único a favor, fue del ministro Juan Luis González Alcántara Carrancá, quien fue precisamente el que llevó este asunto a la Suprema Corte. “Respetuosamente no comparto la determinación de que el asunto no sea procedente (…) estimo que las quejosas contaban con un interés legítimo para reclamar dichas omisiones, pues su objeto se enfoca en la protección y en la defensa de los derechos humanos de las mujeres”, argumentó.