Las autoridades turcas acusaron hoy al Parlamento Europeo de racismo, islamofobia y de asumir posturas de “extrema derecha”, por recomendar suspender las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea (UE).

“El Parlamento Europeo ha aceptado el informe que propone suspender las negociaciones. Desde nuestro punto de vista, esta decisión no tiene valor, ni razón, ni dignidad”, escribió en su cuenta de la red social Twitter Ömer Çelik, portavoz del AKP, el partido islamista que gobierna Turquía desde 2002.

Agregó que “esta decisión indigna muestra que el Parlamento Europeo ha entrado en una línea ideológica de extrema derecha”.

“Os devolvemos este informe. Lo podéis colgar en vuestra puerta con el titulo ‘Museo del racismo y la islamofobia en Europa'”, indicó Çelik, que hasta mediados de 2018 ejerció como ministro de Asuntos Europeos y negociador jefe con la UE.

En una resolución aprobada por 370 votos a favor, 109 en contra y 143 abstenciones, la Eurocámara recomendó suspender las negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea, “tras años de graves retrocesos políticos y democráticos”.

En el texto aprobado se subraya la preocupación por “la mala trayectoria” de Turquía en la defensa de los derechos humanos, el Estado de derecho, la libertad de los medios de comunicación y la lucha contra la corrupción.

La eurodiputada holandesa Kati Piri, de los socialdemócratas europeos y ponente del texto, señaló que la UE debe suspender formalmente esos contactos, después de que Ankara haya ignorado los llamamientos de los Veintiocho.

“Aparte de las graves violaciones a los derechos humanos, el desmantelamiento del Estado de derecho y el hecho de que Turquía tiene un récord de periodistas en prisión, la reciente modificación de la Constitución consolida el autoritarismo del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan”, dijo la eurodiputada.

Deja un comentario