El Ejército de Turquía ha destruido 181 objetivos, principalmente depósitos de municiones de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), en el primer día de su ofensiva en el noreste de Siria, aseguró hoy el Gobierno turco.

Al menos 60 cazas turcos participaron durante el inicio de la ofensiva y penetraron unos 30 kilómetros en territorio sirio, acorde a la pretensión de Ankara de tomar el control de una franja de unos 32 kilómetros de ancho a lo largo de toda la frontera turco-siria entre el río Éufrates y la frontera con Irak.

Este territorio, habitado en su mayor parte por la población kurda de Siria, está ahora bajo control de las YPG, que Ankara (y solo Ankara) considera «terroristas» por sus vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

Anoche unidades terrestres del Ejército turco, apoyadas por milicias sirias, penetraron en la zona desde cuatro puntos, a partir de los municipios de Tel Abiad y el Ras al Ain (Sere Kaniye en kurdo), unos 100 kilómetros al este.

Según la Media Luna Roja Kurda, la ofensiva turca ha causado la muerte de 5 civiles y herido a otros 25.

Mientras, posiciones de las milicias sirias apoyadas por Ankara, conocidas como «Ejército Nacional Sirio», fueron atacadas por los kurdos en Tell Rifat, en el noroeste de Alepo, donde los rebeldes se habían desplegado para el inicio de la ofensiva.

Las YPG también atacaron la localidad de Yarabulus, bajo control turco desde 2016, causando la muerte de un civil y dejando a otros 7 heridos, informa esta mañana el rotativo Hürriyet.

Si la UE no amenaza con sanciones a Turquía, la masacre será inevitable.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario