En medio del conflicto desatado por la invasión ordenada por el presidente ruso Vladimir Putin en febrero de 2022, Ucrania ha adoptado una estrategia innovadora para enfrentar a las tropas rusas. Según imágenes y videos recientes, el país ha desplegado robots terrestres experimentales equipados con ametralladoras en el frente de batalla, marcando un cambio significativo en las tácticas militares.

Los informes sugieren que estos vehículos terrestres no tripulados (UGV) abarcan desde robots dedicados a tareas peligrosas de desminado hasta aquellos diseñados específicamente para el combate, participando activamente en enfrentamientos armado, según ha informado el medio Newsweek.

Desde el inicio del conflicto, Ucrania ha estado trabajando en el fortalecimiento de su Ejército de Drones, invirtiendo miles de millones de grivnas en la adquisición de componentes y equipos relacionados. En septiembre de 2023, el ministro de Transformación Digital ucraniano, Mijailo Fedorov, anunció que el país estaba realizando pruebas con su robot no tripulado Ironclad en misiones de combate en el frente.

Ucrania sustituye soldados por robots armados en el conflicto con Rusia
Ucrania sustituye soldados por robots armados en el conflicto con Rusia

El Ironclad, equipado con una ametralladora o torreta de combate robótica, está diseñado para asaltar posiciones enemigas, llevar a cabo misiones de reconocimiento y ofrecer apoyo de fuego a las fuerzas ucranianas. Con una velocidad de movimiento superior a los 19 kilómetros por hora, este UGV representa un avance significativo en la integración de tecnología robótica en el campo de batalla.

Tanto Ucrania como Rusia están avanzando en el desarrollo de UGV con el objetivo de «reemplazar a los soldados humanos en los ataques más peligrosos y con muchas bajas», según Samuel Bendett, del Centro de Análisis Naval. En este contexto, Rusia también ha desarrollado robots, como el robot de combate Marker habilitado para la inteligencia artificial, destinados para su uso en Ucrania.

«Estamos siendo testigos de un patrón similar en ambos lados cuando se trata de desarrollos de UGV», ha argumentado Bendett. «Los vehículos tienden a ser más pequeños, para minimizar las posibilidades de ser descubiertos por los siempre presentes drones aéreos», ha añadido, señalando que a menudo son rudimentarios y baratos.

Este cambio hacia la automatización en el campo de batalla podría tener implicaciones significativas en la evolución de las estrategias militares en el conflicto entre Ucrania y Rusia.

DEJA UNA RESPUESTA