Los Gobiernos de Ucrania y Georgia solicitaron este miércoles a la OTAN que acelere su ingreso en la alianza para frenar a Rusia y evitar que estas antiguas repúblicas soviéticas sigan siendo un «laboratorio» del poder ruso.

La viceprimera ministra ucraniana, Ivanna Klimpush-Tsintsadze, y el ministro de Asuntos Exteriores de Georgia, David Zalkaliani, formularon esa petición en una mesa redonda en Washington, en los márgenes de la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN que será inaugurada este miércoles.

«A Ucrania y a Georgia se nos prometió que un día seríamos miembros pero todavía estamos esperando que eso ocurra (…) Ha habido una indecisión por parte de la OTAN y eso ha dado lugar a la agresión de Rusia», manifestó Klimpush-Tsintsadze.

Para la política ucraniana, tanto su país como Georgia se han convertido en «laboratorios» de la federación rusa para probar «instrumentos» que luego Moscú usa para expandir su poder en otros lugares.

«Estamos felices -dijo Klimpush-Tsintsadze- de ver el apoyo que nos han dado otros miembros de la OTAN, pero hay que entender que Rusia solo entiende el lenguaje del poder, de la fuerza y de la contención. Esa tiene que ser nuestra respuesta a Rusia».

La viceprimera ministra ucraniana dijo a Efe que tiene previsto mantener reuniones sobre el proceso de ingreso a la OTAN con funcionarios estadounidenses en la Casa Blanca y en el Departamento de Estado; así como con algunos de los titulares de Exteriores que están en Washington con motivo de la reunión de la Alianza.

En concreto, Klimpush-Tsintsadze conversará con EE.UU. sobre las reformas que han llevado a cabo en el área de defensa para poder unirse a la Alianza Atlántica, a la que Ucrania pidió ingresar en 2008.

Entretanto, el ministro de Exteriores de Georgia afirmó que, aunque no están «desanimados» con la falta de respuesta de la OTAN, han decidido «desarrollar» su relación con algunos de su miembros más importantes, como EE.UU., Francia, y Alemania.

«Esperamos que mediante esas relaciones estemos acelerando que la (OTAN) tome finalmente la decisión política», dijo David Zalkaliani.

En la cumbre de Bucarest de 2008, los miembros de la OTAN prometieron a Georgia que ingresaría en la organización si cumplía con una serie de requisitos; pero todavía no se ha dado una decisión final, aunque la Alianza ha reiterado su compromiso en sucesivas cumbres.

Rusia se opone al ingreso en la OTAN de Ucrania y Georgia, dos territorios en los que mantiene disputas territoriales.

Rusia considera rusas dos regiones separatistas de Georgia, Abjasia y Osetia del Sur, que el Kremlin le arrebató al Gobierno georgiano después de la guerra de cinco días entre ambos países en agosto de 2008.

Además, en marzo de 2014, Rusia se anexionó la península de Crimea en lo que Moscú considera un proceso de «reunificación» y que llevó a la adopción de sanciones internacionales contra Rusia.