El principal diplomático de la UE, Josep Borrell, condenó el domingo al presidente turco Recep Tayyip Erdogan por hacer lo que calificó de comentarios «inaceptables» sobre su homólogo francés Emmanuel Macron.

El sábado, Francia había dicho que retiraba a su enviado a Turquía para consultas después de que Erdogan dijera que Macron necesitaba un chequeo de salud mental.

«Los comentarios del presidente Recep Tayyip Erdogan sobre el presidente Emmanuel Macron son inaceptables», escribió Borrell.

«Se llama a Turquía para que cese esta peligrosa espiral de confrontación.»

Erdogan acusó a Macron de tener un «problema» con el Islam y con los musulmanes por defender el derecho a mostrar caricaturas del Profeta Mahoma, acto por el cual un profesor de escuela francés fue asesinado la semana pasada.

Francia y Turquía están enfrentadas por una serie de cuestiones, como los derechos marítimos en el Mediterráneo oriental, Libia, Siria y el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán sobre Nagorno-Karabaj.

Y los vínculos entre Ankara y Bruselas están igualmente tensos, en particular en lo que respecta a las actividades de exploración de petróleo y gas de Turquía en el Mediterráneo oriental.

En una cumbre celebrada a principios de octubre, los dirigentes de la Unión Europea adoptaron un enfoque que ofrece a Ankara la perspectiva de estrechar los vínculos y mejorar el comercio si se compromete a «proseguir el diálogo de buena fe y abstenerse de adoptar medidas unilaterales».

Pero advirtió que la UE estaba dispuesta a utilizar sanciones – posiblemente incluyendo medidas económicas de amplia base – si Turquía persiste en lo que Bruselas considera una infracción ilegal de las aguas chipriotas.

«Las conclusiones del Consejo Europeo implican una oferta real para relanzar nuestra relación, pero se necesita voluntad política por parte de las autoridades turcas en esta agenda positiva», escribió Borrell el domingo.

«De lo contrario, Turquía estará aún más aislada», añadió.

ANFEspañol