El Gobierno de Uganda ha anunciado este jueves planes aprobar una ley que introduciría la pena de muerte para los homosexuales. Hace cinco años el país africano archivó el proyecto, conocido con un brutal y clarificador nombre: ‘Kill the Gays’ (‘Mata a los homosexuales’) y ahora vuelve a resucitarlo, según informa Reuters.

Simon Lokodo, el ministro de Ética e Integridad de Uganda, sostiene que la homosexualidad «no es natural» para los ugandeses. También asevera que «ha habido un reclutamiento masivo de personas homosexuales en las escuelas, y especialmente entre los jóvenes, donde están promoviendo la mentira de que las personas nacen así», lo cita Reuters.

Este seudoministro afirma que el país aspira a dejar en claro de que cualquier persona que «esté involucrada en la promoción y el reclutamiento tiene que ser criminalizada». Según el proyecto legislativo, las personas que «cometan actos graves» serán ejecutadas.

Un país poco inclusivo

Aun si no fuese aprobada la pena de muerte, Uganda es uno de los países más difíciles de África para las minorías sexuales. De acuerdo con una ley colonial británica, el sexo homosexual se castiga con cadena perpetua. Es por ello que defensores de los derechos de estos grupos sociales temen que el proyecto de ley empeore su situación.

Como lo subrayan activistas de derechos humanos, la ley desataría serios riesgos de ataques contra las minorías sexuales. «Rescatar esa legislación contra los homosexuales conduciría invariablemente a un aumento en la discriminación y las atrocidades», afirmó Zahra Mohamed, de la fundación benéfica Stephen Lewis, con sede en Toronto, Canadá.

En la mayoría de los países del continente africano, la legislación sobre el tema es muy severa. En muchos casos califica las relaciones entre personas del mismo sexo como tabú y el sexo gay como un acto criminal, que se castiga con encarcelamiento e incluso con la muerte.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario