La Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha puesto en marcha una campaña para proteger a los trabajadores y trabajadoras de las altas temperaturas, con motivo de la ola de calor de los meses de verano, y para prepararse para un futuro en el que es probable que estos retos se presenten con mayor frecuencia.

La CES cumple así con la resolución aprobada en la reunión del Comité Ejecutivo del 18 y 19 de diciembre de 2018, sobre la necesidad de una acción de la Unión Europea (UE) para proteger a los empleados y empleadas de las altas temperaturas.

La Unión General de Trabajadores desarrolla esta acción y advierte sobre los riesgos que conlleva realizar trabajos a la intemperie o actividades en lugares cerrados como cocinas, hornos, etc. donde sin duda se puede llegar a temperaturas extremas.

Las altas temperaturas pueden poner en serio riesgo la salud de estas personas. Por ello, el sindicato pide extremar las precauciones y el estricto cumplimiento de la normativa por parte de las empresas, en lo relativo a la prevención de riesgos laborales. Insta especialmente al cumplimiento de la jornada intensiva de verano para aquellas actividades que se desarrollan al aire libre.

El sindicato alerta sobre la clara infranotificación de este tipo de accidentes, derivados de estar expuestos a altas temperaturas e insiste en la necesidad de adoptar medidas preventivas; y demanda, además, a las administraciones públicas y a la Inspección de Trabajo que extremen la vigilancia en el cumplimiento de la normativa y los convenios colectivos en relación con la prevención de estos riesgos laborales.