• Esta transferencia se realiza con cargo a la previsión de mayores ingresos sobre el presupuesto inicial para 2019, gracias al aumento del 8% de las cotizaciones sociales este año.

• Con esta ampliación, el Gobierno cumple la ley en relación a lo que puede extraer anualmente del Fondo de Reserva.
• UGT reclama derogar la reforma de 2013, asegurar el poder adquisitivo de las pensiones y garantizar la viabilidad del sistema, erradicando el déficit de la Seguridad Social acabando con las bonificaciones a la contratación, financiando los gastos de la Seguridad Social desde los PGE y destopando las bases de cotización. 
La Unión General de Trabajadores valora la transferencia de 600 millones de euros unidos a los 13.830 millones del fondo de las pensiones para pagar la extra de Navidad a los pensionistas, y así utilizar únicamente, y no más, lo que marca la ley en relación al Fondo de Reserva.
Una ampliación que se realiza con cargo a la previsión de mayores ingresos sobre el presupuesto inicial para 2019, ya que las cotizaciones sociales están creciendo este año a un ritmo cercano al 8% y el Gobierno confía en que sigan haciéndolo en los meses de noviembre.
Sin embargo, UGT reclama la consolidación del sistema de la Seguridad Social, eliminando el déficit total, con el fin de garantizar la viabilidad del sistema a corto y medio plazo. Para ello, el sindicato propone la derogación de la reforma de pensiones de 2013, asegurar el poder adquisitivo de las pensiones, para que en una década no nos encontremos con un sistema de pensiones mínimas; revisar de forma inmediata las fuentes de financiación y financiar el sistema no solo con cotizaciones, sino también con impuestos, sin excluir a ninguna pensión del sistema y con un modelo de financiación para todas.
Asegurar el poder adquisitivo de las pensiones
Para la revalorización anual de las pensiones, es necesario derogar de una vez el Índice de Revalorización del Gobierno del PP y aplicar la previsión de inflación más una cláusula de revisión a final de año. La fórmula que contiene la reforma de 2013 solo ha servido para rebajar paulatinamente la cuantía de las pensiones y, por tanto, el nivel de vida de los pensionistas. En poco más de diez años, el sistema de pensiones, con la fórmula actual, se convertirá en un sistema de pensiones mínimas.
Revisión de la financiación
El objetivo es restituir el equilibrio entre ingresos y gastos de la Seguridad Social destruido por las políticas que se han adoptado durante la crisis. Para UGT, es necesario que el sistema de pensiones, sin excluir a ninguna pensión, se financie no solo con cotizaciones sino con impuestos.
Esto supondría definir una cesta de impuestos cuya recaudación se destinaría en su integridad a financiar el sistema de pensiones. Tendría un carácter finalista: totalmente o con mayoría de impuestos directos (progresiva y redistributiva) y calculada de forma que siempre sea mayor que la diferencia entre ingresos y gastos. Esto permitiría dotar de nuevo el Fondo de Reserva de ingresos suficientes para seguir pagando las pensiones.
Erradicar el déficit
Para UGT, resulta imprescindible acabar con las bonificaciones a la contratación de las empresas, financiar los gastos de la Seguridad Social desde los PGE (como el resto de los ministerios y organismos públicos) y no desde el propio sistema, y destopar las bases de cotización. Tres medidas que, para el sindicato, ahorrarían decenas de miles de millones de euros a la Seguridad Social y podrían acabar con el déficit que el Gobierno del PP ha ido aumentando durante años con sus políticas.
Además de estos tres ejes, UGT reclama al nuevo Parlamento un cambio de orientación en las políticas que emanen de la Comisión del Pacto de Toledo, con el fin de que las medidas, que deberían ser ampliamente consensuadas, aborden muchos otros aspectos de mejora del sistema, que sirvan para sostener, y no debilitar, el sistema público de reparto, tal y como marca la finalidad con la que nació el Pacto de Toledo.
El sindicato admite que el Gobierno haga uso del Fondo de Reserva por última vez y pedirá al nuevo Gobierno que constituya el compromiso explícito y firme de que en tres meses firme un acuerdo con los interlocutores sociales, comprometiéndose a adoptar las medidas que terminen con el déficit de la Seguridad Social.
Vídeo Recomendado:

Deja un comentario