En las últimas jornadas en Polonia los grupos organizados de ultraderechistas están protagonizando sendos disturbios, actos vandálicos y toda una retahíla de incidentes.

Esta semana grupos de ultraderecha se enfrentaron a la Policía de forma violenta, tal y como atestiguan las imágenes difundidas. En la marcha por el día de la independencia de Polonia, de forma anual, se congregan neonazis de diversos países, lo que siempre termina en disturbios, pero este año se le suman las tensiones previas que ya atañen al país.

Previo a los actos que los convocantes habían anunciado una caravana con vehículos a motor, después de que el alcalde de la capital, el liberal Rafal Trzaskowski, prohibiera la habitual gran concentración en ese día. Posteriormente, abandonaron la caravana para seguir, a pie, por las calles adyacentes al recorrido previsto. Durante la marcha, los participantes llevaban banderas nacionales, encendieron bengalas y gritaron proclamas nacionalistas.

El rayo ha sido el símbolo de las protestas contra la restricción del aborto en Polonia y la lucha contra ultraderechistas (WOJTEK RADWANSKI / AFP)
El rayo ha sido el símbolo de las protestas contra la restricción del aborto en Polonia y la lucha contra ultraderechistas (WOJTEK RADWANSKI / AFP)

Fue al llegar al centro de la ciudad cuando se produjeron los primeros enfrentamientos entre ultraderechistas con los cuerpos policiales. «Se produjeron ahí fuertes enfrentamientos entre grupos identificables como hooligans o hinchas violentos y otros individuos violentos. Los agentes emplearon gases lacrimógenos y dispararon balas de goma para contenerlos», explican en Público.

Ya inmersos en pleno apogeo los grupos ultraderechistas lanzaron antorchas y bengalas contra algunos edificios donde se exhibían banderas del colectivo LGTBI. Como se puede ver en el vídeo publicado por el periodista Miquel, incluso llegaron a incendiar una de las viviendas.

Polonia, en manos de ultraderechistas

Polonia vive manifestaciones masivas después de que el Tribunal Constitucional polaco anunciase que interrumpir el embarazo debido a malformaciones del feto iba en contra de la Constitución, la ley principal del país. Eso implicaba casi prohibirlo.

El poder la Iglesia en el partido ultraconservador que gobierna, Ley y Justicia (PiS), y la influencia que este tiene sobre el poder judicial han sido los principales motivos que han impulsado el fallo del Tribunal Constitucional. El Gobierno, presidido por Andrej Duda, del partido de ultraconservador Ley y Justicia (PiS), ganó las elecciones en julio del 2020 y renovó mandato, ya que gobierna desde 2015.

El partido fue fundado hace veinte años por uno de los hombres más influyentes del país, Jaroslaw Kazinski, jurista y político conservador polaco. El PiS, además de conservador, ultraderechista, nacionalista, proteccionista y populista, es euroescéptico: desconfía de la Unión Europea a pesar de formar parte de ella. También ha llevado a cabo medidas de corte más social. Una de las más reconocidas es la llamada ‘500+’, una subvención a las familias de más de 100 euros por cada uno de los hijos.

También defiende los valores católicos más tradicionales, por lo que ha buscado limitar el aborto y rechaza el matrimonio homosexual. De hecho, casi una tercera parte de las ciudades polacas se han declarado “zonas libres de ideología LGTB” bajo su gobierno. Allí la homosexualidad no está prohibida, pero provoca que muchas personas tengan miedo de vivir su sexualidad libremente por miedo a las represalias. También rechaza las minorías.