Un anuncio de Leica sobre las protestas de Tiananmen enciende el debate en China

Un vídeo promocional de la fabricante de cámaras alemana Leica que recrea las protestas de Tiananmen, de las que este año se celebra el trigésimo aniversario, levantó este viernes un acalorado debate en las redes sociales chinas.

El anuncio, de cinco minutos de duración, retrata varios momentos de conflictos a través de las lentes de fotoperiodistas, y se centra en un reportero que trata de tomar instantáneas pese a la presencia de militares durante estas protestas reprimidas de forma violenta en 1989, que dejaron un número todavía desconocido de fallecidos -entre 300 y 10.000, según diversas fuentes-.

Muchos usuarios de Weibo, el Twitter chino, arremetieron contra la compañía por lo que consideran un anuncio «estúpido» que creará muchos «problemas» a la marca alemana e incluso haría «peligrar» su colaboración con la tecnológica china Huawei, a la que proporciona las cámaras que utilizan sus teléfonos móviles.

«¿Se han vuelto locos? Si quieren buscar problemas, bien, pero ¿de verdad quieren también mandar a Huawei al abismo?», se preguntaba este jueves un usuario de Weibo antes de que su mensaje fuera borrado por la red social, en la que otro internauta escribió: «¿Se merece Leica colaborar con nuestra patriótica Huawei?».

«¿Es esto un insulto a China? Sólo se habla de Tiananmen, y es ofensivo», señala usuario del portal Yiyult.com.

«¿Cómo puede ser humillante para China que saquen imágenes contando lo que realmente ocurrió? No se está infringiendo ninguna ley», comenta otro a través de la red social Baidu Tieba.

Todos los mensajes sobre este hilo y cualquier mención a Leica han sido temporalmente eliminadas de Weibo por «violar las normas» que regulan su funcionamiento.

Por su parte, Leica ha tratado de distanciarse de la polémica y aseguró al rotativo hongkonés South China Morning Post que el vídeo, producido por F/Nazca Saatchi Saatchi, no forma parte de una campaña oficial de márketing» y que «no ha sido encargado por la compañía».

El anuncio, titulado «La caza», muestra a soldados chinos que persiguen e intentan detener a un reportero que finalmente toma una fotografía muy similar a la del «hombre del tanque» que retrataron el 5 de junio de 1989 al menos tres periodistas desde el Hotel Beijing situado junto a la plaza.

El anuncio termina con la línea «Este vídeo está dedicado a todos aquellos que nos han dejado sus ojos para que podamos ver», seguido del logotipo de la reputada marca alemana.

Tras la violenta represión de las protestas, que pedían reformas políticas y denunciaban la corrupción del Partido Comunista Chino (PCCh), Pekín impuso el silencio y el episodio se ha convertido en un tabú para la juventud china.

Deja un comentario