Al menos siete personas han dado positivo por COVID-19 en Vimianzo, una localidad coruñesa situada a escasos kilómetros del recinto, en el que el Ayuntamiento de Cabana de Bergantiños organizó el pasado viernes un concierto de acordeón por parte de Fernando Fraga en el pabellón del megalito dentro del polémico ciclo «Música na catedral».

El concierto de Fernando Fraga se celebró en el pabellón que alberga el Dolmen de Dombate

Ante la posibilidad de nuevos contagios, los afectados por el brote están aislados y en seguimiento domiciliario al tiempo que se verifica el círculo de contactos con el objetivo de evitar la transmisión comunitaria.

El Centro Arqueológico del Dolmen de Dombate se encuentra cerca del epicentro del último brote de coronavirus detectado en la Costa da Morte / Creative Commons

Estos datos se han conocido justo después de ser anunciada la medida impuesta por la Xunta del cierre del ocio nocturno en nueve ayuntamientos del Área Sanitaria de A Coruña y Cee, en la que se encuentra comprendida la Costa da Morte, que no podrán celebrar fiestas ni verbenas y que sufrirán importantes restricciones en locales abiertos al público.

Además, el Gobierno gallego ha decretado nuevos límites a las reuniones, prohibiéndose las visitas a las residencias de la tercera edad y procediendo al cierre temporal de los centros de día.

La situación actual pone claramente en cuestión los planteamientos del área de Patrimonio de la Diputación Provincial de A Coruña y de su diputado responsable Xosé Luís Penas Corral (BNG), por la permisividad que está demostrando ante el plan de actividades propuesto por José Muíño Domínguez (PP), alcalde de Cabana de Bergantiños, en el Centro Arqueológico del Dolmen de Dombate.

El riesgo de organizar actividades a puerta cerrada en mitad de la pandemia ya fue criticada en fechas recientes por varias asociaciones de la Costa da Morte, al considerar que la situación sanitaria actual es de «máximo riesgo» y que la variada procedencia de los visitantes del centro arqueológico lo convierten en una suerte de «bomba de relojería» en caso de contagio, razón por la que recomiendan la suspensión de eventos y que la toma de decisiones por parte de la Diputación se tomen en base a criterio de salud pública alejados de cualquier tipo de intercambio político. 

Según alertan los especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mayor riesgo de contagio se da en espacios cerrados y el virus tiene un alto nivel de transmisibilidad por vía aérea, razón por la que la distancia social y el uso obligatorio de mascarilla o gel hidroalcohólico podrían no ser suficientes para evitar el contagio. En función de esto, la realización de actividades  en el pabellón del Dolmen de Dombate a puerta cerrada podría suponer una situación de riesgo para público e intérpretes.

LOS REBROTES DE CORONAVIRUS SE HAN DISPARADO EN LOS ÚLTIMOS DÍAS A NIVEL GALLEGO 

En este momento, el alza de contagios se centra fundamentalmente en el Área Sanitaria de A Coruña y Cee, en la que hay 302 personas infectadas de coronavirus según los últimos datos publicados por la Consellería de Sanidade. Los casos en la zona son más de la mitad de los detectados en Galicia, que a día 8 de agosto eran 591, y 14 personas han tenido que ser ingresadas en el hospital clínico coruñés.

El número de brotes de coronavirus en Galicia se ha disparado en los últimos días, tal como demuestran los datos de la Xunta de Galicia publicados en Twitter

De hecho, Galicia superó ayer la barrera del centenar de casos de COVID-19 en una sola jornada y regresa a cifras que no se producían desde principios de junio, cuando el pico de contagios obligó a tomar medidas drásticas por parte de las autoridades.