La filtración de un chat lleno de comentarios machistas y homófobos, en el que participaba el gobernador puertorriqueño, Ricardo Rosselló, y miembros de la cúpula de su Administración, ha desatado una ola de indignación en el Estado y ha levantado un terremoto político.

En las casi 900 páginas de conversaciones filtradas por el Centro de Periodismo Investigativo hay toda una batería de improperios. Un ejemplo de estos insultos son los dirigidos a la exconcejal municipal de Nueva York, Melissa Mark-Viverito «Es una HP [hija de puta]«. O que Ricky Martin «es tan machista que se folla a los hombres porque las mujeres no dan la talla«. También se dice que hay que «acribillar» a los miembros de un tribunal estadounidense o que «se joda» el Consejo Supervisor del Presupuesto para reconstruir la isla.

Con la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, son especialmente crueles. Rosselló la llama «HP«, pregunta si «se le acabaron sus medicamentos» y Christian Sobrino, responsable de Finanzas y representante ante la Junta de Supervisión Fiscal, sostiene: «Estoy salivando por entrarle a tiros«. El gobernador responde que le harían «un gran favor«.

El Telegramgate, como se ha llamado a la situación, explotó la semana pasada, justo después de que el FBI arrestara a dos exfuncionarios de Rosselló como parte de una investigación federal de corrupción. Roselló, afiliado al Partido Demócrata en Estados Unidos, descarta dimitir, pero el caso ha provocado una cascada de renuncias. Miles de asistentes a la gran manifestación celebrada este miércoles comienzan el recorrido en el Capitolio con diferentes gritos y proclamas, la frase más repetida está siendo: «Somos más y no tenemos miedo. ¡Ricky, vete!«.

Se han movilizado personalidades boricuas de la talla de Ricky Martin, René Pérez y Bad Bunny, quienes viajaron a la isla para encabezar protestas en San Juan. «Es una falta de respeto a todas las comunidades, a todas las mujeres, a la gente que falleció durante el huracán María. Nosotros tenemos que defendernos«, dijo a la multitud René Pérez. Después cantó el tema que compuso con Bad Bunny para exigir la renuncia de Rosselló, titulado Afilando cuchillos. La canción critica la hipocresía de los políticos boricuas y dice: «Si todo el pueblo quiere que te vayas y tú te quedas, entonces estamos en dictadura«.

Ricky Martin dijo que Puerto Rico no puede estar en manos de esos «líderes», cuyo comportamiento, por sus afirmaciones en el chat, «es completamente repudiable y denotan el carácter y personalidad intolerante, arrogante, prepotente, homofóbica, machista y violenta de cada uno«. Además, el artista Luis Fonsi y los reguetoneros Wisin y Daddy Yankee también enviaron mensajes para exigir la renuncia del gobernador.

En Estados Unidos, en Nueva York, también hubo una manifestación de unas 200 personas en Union Square encabezada por el actor Benicio del Toro. El interprete reconoció estar muy afectado y celebró el activismo de sus hermanos boricuas: «El mundo tiene que saber que Puerto Rico también tiene una democracia para decirle al gobernador lo que siente el pueblo«.

En medio de las protestas, algunos miembros del gabinete de Roselló que eran parte del grupo de chat han dimitido, no así el gobernador, que ha publicado un comunicado reiterando su petición de «perdón».  Este escándalo la gota que colma el vaso para muchos en Puerto Rico junto con la gestión del huracán María que debastó la isla en 2017, la presunta corrupción del Gobierno en la gestión de los fondos para la reconstrucción y la acuciante crisis económica y de deuda que asola Puerto Rico como razones para el cambio de gobierno.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario