El crucero británico ‘MS Braemar’, perteneciente a la empresa Fred Olsen Cruise Lines y en el que viajan 682 pasajeros y 381 tripulantes, llegó el sábado a las Bahamas con cinco casos confirmados de coronavirus.

Allí le negaron el atraque ya que según ha explicado la empresa: «Ningún puerto del Caribe quiere aceptar el barco porque el tema del coronavirus Covid-19 es muy sensible».

Ahora mismo el buque se encuentra anclado a unos 40 kilómetros de las Bahamas a la espera de recibir dos médicos y dos enfermeros de refuerzo además de alimentos, medicinas y combustible, mientras busca un puerto donde poder desembarcar tras ser rechazado en varios puertos del Caribe desde finales de febrero.

Además de los cinco casos confirmados, 20 tripulantes y 20 pasajeros, incluido un médico, están aislados tras sufrir síntomas de gripe.

Hasta ahora se ha invitado a los pasajeros a aislarse en sus camarotes y avisar de cualquier síntoma, pero los bares y restaurantes siguen abiertos.

Mientras el Gobierno británico está haciendo las gestiones necesarias para solucionar la situación, la compañía se plantea regresar a Southampton en Reino Unido, su puerto de origen.

También los capitanes de los barcos “Norwegian Epic”, “Carnival fascination” y “Freedom of the Seas” que debían atracar en el puerto de San Juan, decidieron regresar a Barbados y Florida por problemas relacionados con las medidas impuestas para evitar la propagación del nuevo coronavirus y después de que las autoridades portuarias les comunicasen que no les permitirían entrar a puerto.