Cristiano Bobbo, un párroco de una iglesia veneciana ha pedido que a partir de ahora las novias que lleven vestidos demasiado cortos o escotados paguen una tasa si quieren casarse en su parroquia.

Bobbo ha lanzado la propuesta a través de la revista eclesial “La Voz de la Riviera” y ha provocado una enorme polémica en los medios italianos.

La idea concreta que pretende llevar a cabo es la de imponer un euro de multa por cada centímetro de escote que baje de la línea de la clavícula. El retrógrada párroco ha asegurado que las bodas se han convertido en espectáculos y que las novias se han olvidado de “la sencillez y el buen gusto“, siendo víctimas de”las deformaciones de la moda, que hoy parece imponer modelos que aman recrearse en experiencias posiblemente desviadas y desbordantes“. “Cuanto más desnudo, más pagas“, indica Bobbo.

Sería importante que las esposas hicieran comprender, a través de la sencillez y el buen gusto de su vestido, la poesía y frescura del momento que están viviendo“, asegura el cura.

Bobbo, tra la polémica, ha querido asegurar que fue solouna provocación bromista que, como muchas otras reflexiones, surge de eventos que a menudo suceden en la vida parroquial. En este caso se suscitó la consideración de que a menudo las bodas se consideran más un evento que una opción madurada y compartida“.

Deja un comentario