Agustín de la Fuente Alarcón, doctor del Summa 112 escribió el pasado sábado un desafortunado mensaje en Twitter en el que antes de borrarlo se podía leer: «A mí nada…me estoy pensando si vale la pena salvar a estos rojos de la enfermedad… son desagradecidos, mala gente… Aprovechan una pandemia para hacer política. Aún así los salvaremos. Hay un más alto tribunal que os juzgará…en menos de 100 años, seguro».

El mensaje dio lugar a todo tipo de críticas y miles de usuarios intentaron hacerle ver la gravedad de sus palabras. De la Fuente no solo no pidió perdón sino que cargó contra sus críticos: “En cuanto a la escoria roja que se esconde y malmete, solo les digo que esto es una herramienta de trabajo y comunicación, que transforman en una charca de fango… no tienen nada positivo que hacer, les sobra el tiempo. Aprovechen en hacer el bien”, ha escrito.

El doctor ha querido aclarar con otro mensaje que no es «de ningún partido político». Y añadía que: “Pongo un comentario personal en el que digo que siempre atenderé al que lo necesite, y los rojetes lo distorsionan y tengo el perfil lleno de insultos y amenazas de denuncia y de muerte”.

Los usuarios de Twitter enseguida encontraron publicaciones del médico demostrando que es afín a Vox y a postulados franquistas tales como: “Buen trabajo Santiago Abascal. España seguirá unida a pesar del señor Sánchez. El tiempo demostrará quiénes son los sin escrúpulos. ¡Ánimo!” o «La culpa es de estos rojos que hicieron caso omiso a las recomendaciones del 8M».

Hasta el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero, intervino con el siguiente mensaje: «¿Un médico de la sanidad pública se atreve a escribir esto? Hay un contagio en los cerebros por culpa de la extrema derecha que me asusta. Y el 90% por malditos bulos que se termina creyendo la gente. Este señor no puedes ser responsable de nada en un servicio público. Asusta”.

Dichas afirmaciones fueron denunciadas ante el Colegio de Médicos de Madrid, que se lo ha remitido a la Comisión de Deontología para que lo estudie y decida si su conducta es o no sancionable en base «a su comportamiento como médico» y hará una propuesta a la Junta Directiva del Colegio bien de apertura de expediente o de sobreseimiento.

“El Colegio de Médicos de Madrid respeta todas las ideologías políticas pero no comparte ni aprueba comentarios ofensivos de este tipo”, ha argumentado en su cuenta oficial.

Si se decidiese que su comportamiento es sancionable las sanciones previstas pueden ir desde una multa económica hasta la inhabilitación del profesional.