Estados Unidos ha admitido este viernes haber cometido un «trágico error» al lanzar en Kabul (Afganistán) un ataque con drones en el que murieron diez civiles, siete de ellos niños, el pasado 29 de agosto.

El general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central (CENTCOM) de Estados Unidos, en declaraciones en una rueda de prensa en el Pentágono ha admitido este viernes haber cometido un «trágico error» al lanzar en Kabul (Afganistán) un ataque con drones en el que murieron diez civiles, siete de ellos niños, el pasado 29 de agosto.

El secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, ha explicado por su parte en un comunicado que Mckenzie le informó esta mañana de que el ataque pretendía dirigirse contra una amenaza «inminente» para el aeropuerto internacional Hamid Karzai de Kabul, pero resultó ser un error y provocó la muerte de civiles.

descargar

Pese a la tardía respuesta este reconocimiento ya se conocieron desde el mismo 29 de agosto cuando la CNN explicaba, según un familiar de los fallecidos que «nueve miembros de una familia murieron en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses contra un vehículo en un barrio residencial de Kabul».

Además de los nueve también resultaría asesinado Zemari Ahmadi, un trabajador de una ONG estadounidense.

«En nombre del Departamento de Defensa, ofrezco mis más profundas condolencias a las familias de quienes fueron asesinados, incluido el señor Ahmadi y al personal de Nutrición y Educación Internacional, compañía del señor Ahmadi», ha dicho Austin.

Ha añadió que el departamento sabe que no había conexión entre Ahmadi y el ISIS, y que sus actividades eran completamente «inofensivas» y no estaban relacionadas con la «amenaza inminente» contra la que se dirigía el ataque.

«El señor Ahmadi es sólo una víctima inocente como lo fueron los demás que murieron trágicamente en este incidente», ha señalado Lloyd.

«Nos disculpamos y nos esforzaremos por aprender de este horrible error», ha dicho el secretario de Defensa.

DEJA UNA RESPUESTA