En julio pasado, Etiopía capturó la atención mundial tras plantar más de 350 millones de árboles en menos de un día, en lo que ha sido considerado como un récord global. La jornada no fue un esfuerzo aislado. El país está embarcado en un ambicioso programa para combatir la degradación de tierras y reducir el impacto de la crisis climática.

«El cambio climático ha afectado enormemente a Etiopía, con inundaciones, sequías e inseguridad alimentaria», dice Margaret Oduk, coordinadora de programa en la Oficina de Enlace del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ante la Comisión de la Unión Africana, la Comisión Económica para África y Etiopía.

Vídeo Recomendado:

“Por un lado, las áreas de tierras bajas están experimentando mayores temperaturas y sequías prolongadas que afectan la cría de ganado. Por otro lado, las zonas montañosas están experimentando precipitaciones más intensas o irregulares, que junto con las altas temperaturas provocan una disminución de la producción agrícola. Solo en 2017, el país perdió más de 2 millones de animales debido a la sequía”, explica Oduk.

“Además, la degradación ambiental, el aumento en el uso de la tierra, las prácticas agrícolas insostenibles, el pastoreo indiscriminado y la deforestación para la producción de leña han reducido la cobertura del suelo y su protección contra la erosión», indica.

Para hacer frente a estos desafíos ambientales, el país cuenta con un potencial de millones de voluntarios. Etiopía tiene una población enorme y joven. 69% de sus 104 millones de habitantes tiene menos de 29 años, y el primer ministro, Abiy Ahmed, ha pedido a este segmento de la población que se sume a la campaña de restauración desde sus comunidades.

Desafíos por superar

Uno de los desafíos de la plantación de árboles ha sido la supervivencia de las plántulas recién sembradas. Algunos factores de riesgo están fuera del control humano, como la sequía o los desastres naturales, mientras que otros son difíciles de monitorear, como el pastoreo excesivo.

“Etiopía es consciente de la necesidad de garantizar la supervivencia a largo plazo de las plántulas de árboles. El país está implementando todos los mecanismos necesarios y ha pedido apoyo internacional para ayudar a asegurar que los árboles crezcan hasta la madurez”, dice Oduk.

El gobierno estableció recientemente un grupo de expertos para monitorear y evaluar el programa de plantación de árboles. Los miembros del grupo provienen de cuatro ministerios, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Comisión de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático de Etiopía. El plan es delegar la responsabilidad a las instituciones relevantes y las autoridades locales para plantar, monitorear el progreso y mejorar la supervivencia de las plántulas.

La iniciativa de reforestación y restauración también debe considerar el futuro de los medios de vida de las poblaciones locales.

“Plantar árboles y usar la tierra para otros fines, como la agricultura, no son actividades mutuamente excluyentes. La agrosilvicultura es la ciencia de combinar el cultivo de árboles con la agricultura, lo que a menudo resulta en mayores cosechas o suelos de mejor calidad”, explica Tim Christophersen, experto en ecosistemas del Programa de la ONU para el Medio Ambiente.

“También hay una variedad de árboles que ayudan a capturar el nitrógeno de la atmósfera y fijarlo en el suelo como fertilizante, en beneficio de la productividad agrícola. Sería un error suponer que más árboles significa menos agricultura. Las prácticas agrícolas y forestales sostenibles deberán ser una parte importante de la restauración en Etiopía y en otros países”, agrega Christophersen.

Los planes actuales de Etiopía también se enmarcan en otras iniciativas mundiales: la Década las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas 2021–2030 y el Desafío de Bonn, un esfuerzo global para restaurar 350 millones de hectáreas para el 2030. A través de esta última iniciativa, el país se ha comprometido a restaurar 15 millones de hectáreas de bosques y paisajes degradados para 2030.

Según un estudio publicado en Science en julio de 2019, el planeta tiene espacio para plantar hasta 1 billón de árboles adicionales en 900 millones de hectáreas de tierra.

El Programa de la ONU para el Medio Ambiente está trabajando con países de África y el resto del mundo para detener la deforestación y aumentar la cobertura forestal. Esto es crucial para honrar los compromisos de mitigar el cambio climático y contribuir a los objetivos de la Década las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas.