Matassoli había sido acusado de abusar sexualmente de al menos cuatro niños, entre ellos el joven de 19 años arrestado y su padre, entre 1960 y 2000

Un joven de 19 años ha sido arrestado en Francia tras matar a un sacerdote que presuntamente abusó de él. Alexander V se encontraba en la casa de Roger Matassoli, de 91 años, en Agnetz, una población al norte de Francia, cuando le clavó un crucifijo en la garganta, provocándole la muerte por asfixia.

Los abusos sobre este joven no era la única denuncia que pesaba sobre el sacerdote, ya que había sido acusado de abusar sexualmente de al menos cuatro niños, entre ellos el que le ha clavado el crucifijo y su padre, entre 1960 y 2000.

Durante la investigación de las acusaciones, antes de que el sacerdote fuera retirado el ministerio en 2009, fue trasladado por diferentes diócesis, y, según dos víctimas, siguió ejerciendo como sacerdote hasta 2018 recibiendo un salario de la diócesis hasta hace un año por “un error eclesiástico” según el obispo de Beauvais –diócesis en la que está Agnetz–, Jacques Benoit-Gonnin.

El joven, del que no ha trascendido el nombre completo, ha sido arrestado y acusado de tortura, asesinato y resistencia contra la autoridad durante su detención.

Los hechos se desarrollaron el pasado 4 de noviembre cuando la policia encontró el cuerpo con signos de tortura de Matassoli. Alexander, que trabajaba en la casa del sacerdote ayudándole con las tareas de limpieza, fue detenido el mismo día intentado huir con el coche del fallecido.

Según medios franceses, la policia está investigando el caso bajo basándose en que el asesinato fue “un acto de venganza”. Por su lado, Alexander ha declarado ante las autoridades que no recuerda cómo transcurrieron los hechos del 4 de noviembre.