El juez André Jackson de Holanda Maurício Júnior, substituto del magistrado a cargo del primer tribunal Federal Civil de Bahía, tomó en consideración una acción popular presentada por el diputado federal Jorge Solla y ofreció un plazo de cinco días al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para que ofrezca explicaciones sobre la designación de su hijo Eduardo como embajador de Estados Unidos.

El magistrado emplazó al ultraderechista Bolsonaro y a su hijo Eduardo para que se manifiesten sobre la medida liminar solicitada por el diputado del Partido de los Trabajadores (PT), formación liderada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde 2018 por corrupción.

En el documento, el parlamentario pide que la justicia determine la «inmediata inhibición del acto de indicación de Eduardo Bolsonaro, por su padre, presidente de la República, para ejercer el cargo de jefe de misión diplomática en los Estados Unidos de América».

Según el diputado, la designación de Eduardo Bolsonaro como embajador «violaría todos los mandatos constitucionales referentes a lo impersonal y a la moralidad«. «El veto al nepotismo no es mera recomendación constitucional y sí un verdadero mandamiento, no debiendo ser desperdiciada«, se agrega en el texto.

El mandatario brasileño propuso a comienzos de este mes el nombramiento de su tercer hijo como embajador en Washington y citó como credenciales su buena relación con los hijos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su dominio del inglés.

Eduardo Bolsonaro, el diputado federal más votado en las elecciones legislativas de octubre, cuenta con el beneplácito de Trump, quien, al igual que el presidente brasileño, negó la víspera que su posible nombramiento constituya un caso de nepotismo.

«Creo que su hijo es excelente«, dijo Trump. «Yo conozco a su hijo y probablemente es por eso por lo que lo han hecho«, agregó.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario