Eldiario.es


Tras un mes de suspensión de negociaciones por el desalojo sangriento que acabó con la vida de decenas de personas en Jartum, la oposición sudanesa encabezada por las Fuerzas de la Libertad y el Cambio se ha mostrado dispuesta a sentarse de nuevo cara a cara con la junta militar que gobierna Sudán con el fin de llegar a un acuerdo para la transición en este país.

Un dirigente de la opositora Asociación de Profesionales Sudaneses, Mohamed Nayi Al Asam, dijo a Efe «que las Fuerzas de la Libertad y el Cambio decidieron entrar en negociaciones directas con la junta militar para discutir los puntos de discrepancia».

Poco después, un portavoz de la plataforma opositora, Madani Abas Madani, aseveró en una rueda de prensa que han aprobado de forma «preliminar» negociar con la junta militar, pero aclaró que se tienen que cumplir una serie de condiciones expuestas en el documento presentado por los mediadores Unión Africana (UA) y Etiopía.

Entre esos puntos está la puesta en libertad de los detenidos durante las protestas, que se iniciaron en diciembre y que en abril presionaron para el derrocamiento del presidente sudanés, Omar al Bashir, después de tres décadas en el poder, además del regreso de la conexión a internet al país, cortado desde el 3 de junio.

Ese día se produjo un desalojo violento de la acampada de protesta frente a la sede el Ejército en Jartum y una represión que le siguió en las calles de la capital, en la que murieron más de 100 personas, según los opositores, que desencandenó el colapso de las negociaciones para un Gobierno de transición.

Desde entonces, la junta militar, a la que culpan de este desalojo, ha insistido en que están dispuestos a reanudar las negociaciones con los opositores, mientras que estos no querían que se retomaran hasta que no se responsabilizasen a los culpables del desalojo.

Ambos, no obstante, han aceptado la mediación de la UA y Etiopía para resolver la formación de un Consejo Soberano que gobernaría Sudán hasta las elecciones en el país.

Por ello, han vuelto a pedir la apertura de una «investigación regional e internacional» sobre este suceso y que las negociaciones no pueden tener una duración de más de 72 horas.

Madani quiso dejar claro también que la convocatoria de las marchas y desobediencia civil todavía sigue para el próximo 13 y 14 de julio en todo Sudán, después del éxito que tuvo la llamada «marcha del millón» del 30 de junio.

Por su parte, el portavoz de la junta militar, Shamsaldín al Kabashi, celebró en declaraciones transmitidas por la radio estatal sudanesa «la invitación para volver a las negociaciones».

Al Kabashi agregó que la junta militar espera que Las Fuerzas de Libertad y el Cambio asistan a una reunión que se convocará en breve.

Hasta el momento, se desconoce la fecha de reanudación de las negociaciones.

Por su parte, el mediador etíope, Mahmud Dirir, y el enviado de la UA, Mohamed Hassan Labat, anunciaron ayer que la junta militar y Las Fuerzas de la Libertad y El Cambio estaban más “cerca que nunca de llegar a un acuerdo».

Los mediadores de Etiopía y la UA se reunieron el lunes de forma separada con la junta militar y la oposición para tratar de acercar posturas sobre la formación de un Gobierno transitorio tras el derrocamiento de Al Bashir.

Entretanto, la junta militar ha ordenado el indulto de 235 presos, a no ser que «tengan pendientes otros procedimientos legales», de manera inmediata que pertenecen al grupo rebelde Movimiento de Liberación de Sudán (MLS), liderado por Arco Manaui, que se encuentra activo en la región conflictiva de Darfur.

Y la autoridad de telecomunicación sudanesa ha presentado un informe al Consejo Militar Transitorio para que se reanude internet, según la agencia estatal SUNA, aunque no ha indicado una fecha para un posible regreso de la conexión al país, que ha visto cómo las redes sociales se han volcado para hablar sobre esta crisis.

Al Nur al Zaki

Ver en Eldiario.es