En 2015, Peter Ball, el ex obispo de Lewes y Gloucester fue condenado por delitos sexuales contra 18 adolescentes, uno de los cuales se quitó la vida. Aunque fue acusado a inicios de los 90, la Policía no investigó el caso, que fue reabierto solo en 2012. Fue liberado de prisión en febrero de 2017 después de cumplir la mitad de su condena de 32 meses.  Murió a los 87 años en junio de 2019.

Una de las víctimas de Ball, Cliff James, renunció a su derecho al anonimato y habló de cómo Ball se jactaría de su relación con el heredero al trono. Otra de sus víctimas, Neil Todd, quien había sido abusado por Ball en la década de 1990, se suicidó poco después de que Ball fuera arrestado.

Vídeo Recomendado:

Ball cultivaba relaciones con personajes de la realeza y las usaba para intimidar a sus víctimas y garantizar su impunidad, se afirma en la serie documental ‘Exposed: The Church’s Darkest Secret’ (‘Expuesto: el secreto más oscuro de la Iglesia), estrenada este lunes por el canal BBC Two.

En 2012, la policía de Sussex reabrió su investigación histórica sobre Ball. Sigue siendo la figura más importante de la Iglesia de Inglaterra en enfrentar reclamos de abuso infantil.