1.122.501,04 dólares. Esa es la una factura, que se parece más a un libro porque tiene 181 páginas, es la factura que ha recibido el estadounidense de 70 años Michael Flor, que pasó dos meses hospitalizado en Seattle (Estados Unidos) por el Cóvid-19, según reveló este sábado el periódico Seattle Times.

Flor fue ingresado el 4 de marzo en un centro médico donde pasó 62 días en los que estuvo tan cerca de la muerte que las enfermeras llegaron a llamar una noche a casa de su mujer y sus dos hijos para que le dieran por teléfono el último adiós. Sin embargo, se recuperó y abandonó el hospital el 5 de mayo bajo los aplausos del personal sanitario.

Tras regresar a casa, recibió una factura «virtual» e informativa, ya que no tiene que abonarla por las medidas excepcionales tomadas por EE.UU. a raíz de la pandemia, por una cantidad de 1.122.501, 04 dólares con todo lujo de detalles sobre las curas que recibió y el alojamiento en el centro.

La habitación costaba 9.736 dólares diarios; 409.000 dólares por su transformación en habitación esterilizada debido al peligro de contagio del coronavirus durante 42 días; 82.000 dólares por el uso de un respirados artificial durante 29 días o 100.000 dólares por los cuidados “de última oportunidad” cuando su vida estuvo muy en peligro durante dos días.

Una vez fue consciente de toda la situación, Flor aseguró que «me siento culpable por sobrevivir. Hay una sensación de ‘¿por qué yo?’. Mirar el increíble costo de todo se suma a la culpa por sobrevivir».